LOS IRREVERENTES conocieron el acta en la que los precandidatos uribistas sellaron el compromiso para la elección del candidato presidencial.

Empieza, de una vez por todas, el proceso de selección del candidato uribista, luego de un aburridor tire y afloje entre los precandidatos, a quienes se les dificultó llegar a un acuerdo para la identificación del mecanismo que será implementado.

Desde hace bastantes semanas, Carlos Enrique Moreno –cuñado del presidente Uribe- había planteado el modelo que finalmente fue acogido por los precandidatos uribistas, a través de un acta suscrita el pasado 16 de noviembre.

Se estableció un comité garante que estará liderado por el presidente Uribe quien estará acompañado por Claudia Jiménez, Carlos Enrique Moreno y el exministro y codirector del Banco de la República, Carlos Gustavo Cano.

Estos garantes tendrán la responsabilidad de darle el visto bueno a la contratación de las encuestadoras que realizarán los distintos sondeos.

El mecanismo

Los precandidatos acordaron realizar, durante las próximas 3 semanas, “3 encuestas continuas tanto para militantes, como para abierta. Los resultados deberán ser entregados 3 días después de realizar cada muestra”.

Para tal efecto, se decidió la contratación de por lo menos 3 firmas, las cuales deberán realizar “1200 encuestas abiertas presenciales que se harán sobre un censo electoral estimado de 14.5 millones de votantes. Y 500 encuestas cerradas que se harán a la base militante de forma aleatoria”.

¿Quién ganará?

Tal y como se acordó, en la primera encuesta, saldrá un aspirante. En la segunda, saldrá otro y en la tercera, “pueden salir dos precandidatos (si uno de los tres tiene más del doble del margen de error frente a los otros), o se hará otra encuesta entre los dos de mayor puntaje”.

Llama la atención que en el acta se haya incluido una sugerencia del presidente Uribe en el sentido de que “no se dé información pública sobre los precandidatos que van saliendo”. Aquello, en la práctica resultará muy difícil de manejar y controlar, pues las filtraciones serán pan de cada día y aquello podría alentar la guerra sucia entre los precandidatos. Difícilmente podrá guardarse aquel secreto durante 21 días consecutivos.

Pacto de caballeros

Entre los precandidatos se llegó a un pacto que resulta de singular importancia: el que gane, deberá ceñir su campaña al programa político del Centro Democrático, el cual se ha venido construyendo a lo largo de este año en los denominados Foros por Colombia.

Así mismo, el candidato único “se compromete a honrar la alianza con el expresidente Andrés Pastrana, y con aquellas que el partido, bajo el liderazgo del presidente fundador [Álvaro Uribe] considere fundamentales para el triunfo electoral”.

Igualmente, quedó establecido que los precandidatos que no ganen, se inscribirán el próximo 11 de diciembre como aspirantes al senado de la República, en la lista que presentará el Centro Democrático ante la registraduría.

@IrreverentesCol

Publicado: noviembre 20 de 2017