Santos habría sobornado a la bancada conservadora, entregándoles el control del SENA a cambio de su voto por la JEP.

La voltereta goda

Muchos se preguntan por qué, de la noche a la mañana, los senadores del partido conservador que la semana pasada exhibieron una posición vertical en contra del proyecto de ley que le da vida a la JEP, cambiaron su actitud y procedieron a votar disciplinada y obedientemente la iniciativa que recientemente fue aprobada en la cámara alta del Congreso colombiano.

No hay almuerzo gratis

Es evidente que no hubo cambios sustantivos, ni las propuestas que presentaron los conservadores fueron acogidas por el gobierno. El proyecto, con unas modificaciones muy sutiles, se mantuvo intacto. Entonces, muchos observadores políticos se están preguntando qué pasó.

No se trata de una iluminación, ni de un acto espontáneo. Los conservadores aflojaron gracias a un acuerdo burocrático con el gobierno nacional.

Por el SENA

Una fuente muy bien informada, le confirmó a una periodista de LOS IRREVERENTES que en los últimos días hubo 3 reuniones en la que participaron muchos integrantes de la bancada conservadora. En dichos encuentros, se planteó un negocio: si el gobierno le entrega a los conservadores la dirección del SENA, éstos apoyan a la JEP.

Después de un tire y afloje, se selló el acuerdo que se vio materializado en la votación conservadora en la plenaria del senado del pasado miércoles, cuando las mayorías gobiernistas aprobaron el proyecto que reglamentó a la denominada jurisdicción especial de paz.

Rasparon la olla

Santos, que es uno de los grandes corruptos de la historia reciente, saqueó al Estado. Lo poco que quedaba, lo ferió en esta recta final del gobierno, cuando las Farc dieron la orden de imponer –a las buenas o a las malas- la agenda legislativa que se desprendió del cuestionado e ilegítimo acuerdo Santos-Timochenko.

Y los conservadores, campeones de la política menor y del clientelismo, literalmente extorsionaron al gobierno. No se sabe cuál de las dos partes es más pusilánime: si Santos por ceder ante la presión corrupta de los conservadores, o éstos por tranzar sus principios e ideas.

La politización del SENA

Entristece ver cómo en el gobierno de Santos, el SENA, entidad que capacita a millones de colombianos, se convirtió en un fortín político. El saqueo empezó con la cuestionada Gina Parody, continuó con el corrupto Alfonso Prada –actual secretario general de la presidencia- y continuó en los últimos meses a través de los lugartenientes que dejó Parada entronizados en esa entidad.

Resulta inaceptable que Santos haya utilizado al SENA como la caja menor de la que sacó el dinero para corromper a los politiqueros que integraron a la desprestigiada unidad nacional.

Ahora, en los pocos meses que le quedan al gobierno, el SENA estará en poder de los conservadores. Un gran fortín que le cae como anillo al dedo a los goditos, en tiempos electorales.

@IrreverentesCol

Publicado: noviembre 17 de 2017