Increíblemente, el investigado gobernador Camilo Romero contrató a la twittera petrista María Fernanda Carrascal como “embajadora” de Nariño en Bogotá.

El vanidoso gobernador de Nariño

El gobernador de Nariño, Camilo Romero Galeano, cuestionado por haber facilitado un negocio que pudo desembocar en un acto de corrupción en su departamento, ha hecho uso del presupuesto de su departamento para contratar personas que hagan trinos a favor suyo y de su administración, un hecho que va en contravía de todos los principios de austeridad administrativa posibles.

  • Sobre los líos judiciales del gobernador Romero, lo invitamos a leer El farsante.

Para esa tarea, el gobernador recurrió a los servicios profesionales de la petrista María Fernanda Carrascal, mujer que estuvo involucrada en un caso de robo cuando era estudiante de la universidad de Rosario.

Como en su momento lo denunció este portal, Carrascal es una versión menos sofisticada de “Natalia Springer”, gracias a los contratos que celebra con entidades del Estado sin tener las competencias suficientes para cumplir con el objeto de los mismos.

El año pasado, gracias a una revelación de LOS IRREVERENTES, esa impetuosa twittera perdió un contrato irregular que tenía con la Agencia Nacional de Tierras, entidad que dirige uno de los hijos de Ernesto Samper.

¿Embajadora de Pasto en Bogotá?

A través del contrato 463-17 celebrado el primero de febrero de este año entre Nathalia Alexandra Vallejo Hernández, directora del departamento administrativo de contratación del departamento de Nariño y María Fernanda Carrascal Rojas, se establece que la contratista –Carrascal Rojas- debía, por un lapso de 6 meses, “servir de enlace entre la gobernación de Nariño y los ciudadanos nariñenses residentes en Bogotá D.C”.

Una función un tanto exótica, sobre todo porque le fue encomendada a una persona cuyas destrezas intelectuales y profesionales se limitan a la redacción y publicación de trinos en la red social Twitter.

De hecho esa es otra de las tareas que debió cumplir la señora Carrascal Rojas a quien el cuestionado gobernador Romero contrató para que apoyara a su despacho “en el proceso de divulgación y sensibilización del modelo de Gobierno Abierto, desde el entorno nacional, es es desde la oficina de la Gobernación de Nariño en la ciudad de Bogotá D.C”.

Venta de humo

El contrato con el que el investigado gobernador Camilo Romero favoreció a María Fernanda Carrascal es el ejemplo perfecto de una venta de humo. La beneficiaria del mismo, no tiene que hacer mayor cosa y a cambio, la parte contratante le gira una suma determinada de dinero.

Carrascal, en su defensa alegará que no le pagaban mayor cosa, lo cual es cierto, pues su poca trayectoria y nula experiencia profesional impiden pagarle honorarios significativos. En este contrato, fueron de $2.7 millones de pesos al mes.

Pero el asunto no es de cuantía sino de proceder turbio por parte de Romero, un hombre que finge ser de izquierda, pero que desde que llegó a la gobernación de su departamento ha hecho del presupuesto público lo que le ha dado la gana.

Gracias a su comportamiento a todas luces irregular en la administración, está a punto de ser imputado y seguramente llevado a la cárcel.

@IrreverentesCol

Publicado: octubre 17 de 2017