Con total cinismo y desvergüenza, Montealegre y Perdomo tratan de desmarcarse de sus antiguos aliados, los exmagistrados Bustos y Ricaurte.

Las mentiras de Montealegre y Perdomo

Ahora que la opinión pública y la justicia tienen sus ojos puestos sobre el escándalo de corrupción en la justicia, Resulta imposible no referirse a la oscura administración de los cuestionados Eduardo Montealegre Lynett y su adlátere, Jorge Fernando Perdomo Torres.

Ese par de individuos burocratizaron la fiscalía como nunca nadie lo había hecho, llegando a extremos inauditos como por ejemplo hacer uso del presupuesto de esa entidad para financiar la estadía en Colombia de un antiguo amante de Perdomo, el arquitecto español Manuel Sánchez-Vera.

Montealegre y Perdomo procedieron como unos vulgares politiqueros, poniendo la nómina de la fiscalía al servicio de quienes procuraron la designación del primero como fiscal general de la nación. Así, los más poderosos magistrados de la sala penal de la corte, empezando por el delincuente Leonidas Bustos, hicieron que recomendados suyos ocuparan importantes cargos en la fiscalía.

Ahora, Montealegre y Perdomo, previendo lo que se les viene encima, se han apresurado a decir que ellos jamás dieron cuotas burocráticas a los magistrados y que no politizaron a la fiscalía general de la nación. Una versión absolutamente falsa.

El desplome de los corruptos

Los corruptos son como los mafiosos: su lealtad se acaba cuando pisan el primer escalón de la justicia. Ya cayeron Luis Gustavo Moreno y Francisco Javier Ricaurte. El primero de ellos, ya empezó a delatar a sus compinches. El segundo, todavía cree que el poder que tiene en la rama judicial lo puede salvar de pasar los próximos 20 o 30 años en la cárcel. Pero más temprano que tarde, descubrirá que su salvación, si es que la tiene, depende única y exclusivamente de que cuente lo que sucedió y diga los nombres de sus aliados en las fechorías que se cometieron.

4 años de abusos

La administración de Montealegre y Perdomo puede resumirse con una sola frase: 4 años de abusos. Por supuesto que no todos los funcionarios de esa fiscalía son corruptos, ni cometieron delitos. Lo cierto es que los colaboradores más cercanos del anterior fiscal general de la nación, se prestaron para perseguir ilegalmente a ciudadanos críticos, a políticos de la oposición al gobierno de Santos y a periodistas que develaron los actos de corrupción, como los contratos ilegales otorgados a la impostora Natalia Lizarazo García, conocida comercialmente como “Natalia Springer Von Schwarzenberg”.

Pronto se conocerán detalles de la forma como el hoy exdirector del CTI y antiguo modelo de videos de música popular, Danny Julián Quintana hizo solicitudes para llevar a cabo interceptaciones ilegales.

Sepulcros blanqueados

No pasará mucho tiempo, antes de que Montealegre y Perdomo sean forzados a ponerle la cara al país, para responder por las arbitrariedades que cometieron durante su administración. Así hoy pretendan desmarcarse de sus antiguos cómplices, los hechos son de tal magnitud que difícilmente podrán salirse con la suya.

@IrreverentesCol

Publicado: septiembre 25 de 2017