Con la captura de la mamá de Nacho Londoño, el samperismo y el serpismo pierden a una importante aliada política.

Cae la matrona de una mafia política

La fiscalía procedió a ejecutar la orden de captura que pesaba contra Jesusita Zabala de Londoño, de lejos la mujer más poderosa del norte del departamento del Valle. Temida hasta por los más despiadados criminales de esa región del país, la señora Zabala llevaba años dirigiendo desde su casona en Cartago la política liberal de la región.

Hijos cuestionados

Sus dos hijos han estado más de una vez en los titulares de prensa y no propiamente por sus virtudes, sino por sus crímenes. El más famoso, el asesinado Ignacio Nacho Londoño Zabala, el oscuro tramitador de favores del narcotráfico, era un peligroso criminal que estuvo involucrado en los casos más escalofriantes de los últimos 20 años, entre ellos el magnicidio del dirigente conservador, el doctor Álvaro Gómez Hurtado.

Nacho Londoño, conocido como “el abogado de la mafia”, era el correveidile del cartel del Norte del Valle y fue asesinado en 2015, cuando aspiraba a la alcaldía de Cartago.

El heredero

Andrés Londoño Zabala, hijo menor de Jesusita, retomó la campaña de su hermano y resultó elegido. Desde que asumió la alcaldía de Cartago, su mamá se convirtió en la gobernante en la sombra, decidiendo a dedo los nombres de los beneficiarios de los multimillonarios contratos del municipio.

La fiscalía general, en su cruzada contra la corrupción, sin importar el inconmensurable poder de la señora, inició las respectivas investigaciones que culminaron con su captura.

Golpe al serposamperismo

Jesusita Zabala, que en alguna ocasión ocupó la alcaldía de Cartago, fue una de las más importantes dirigentes del samperismo y del serpismo durante los años oscuros del proceso 8000. Ella, aliada con la mafia de su región, fue una ficha clave en la elección de Samper en 1994, la cual fue posible gracias al influjo criminal de miles de millones de pesos del narcotráfico.

Los Londoño Zabala y Víctor Patiño

Con ocasión de la investigación por la narcofinanciación de la campaña samperista, se descubrió que Nacho Londoño fue la persona que tramitó una millonaria donación del capo del narcotráfico Víctor Patiño Fómeque a la causa samperista.

Londoño Zabala murió impune. Nunca fue investigado formalmente, a pesar de la existencia de múltiples evidencias en su contra. Siempre se rumoró que su inmunidad frente a la acción de la justicia se debía, precisamente, por su cercanía al samperismo. Al fin y al cabo, él sabía muchas cosas y era mejor mantenerlo lejos de los estrados judiciales, para mitigarle la tentación de delatar a sus protectores.

@IrreverentesCol

Publicado: agosto 31 de 2017