Asesor de Aurelio Iragorri, enredado con Odebrecht, a un paso de ocupar un importante cargo en la Defensoría del Pueblo.

Sigue la “mermelada”

A pesar de los múltiples escándalos de corrupción que sacuden al país, la repartición de mermelada sigue registrándose en todos los ámbitos nacionales, sin importar la indignación que produce en todos los sectores de la sociedad.

El gobierno nacional, urgido por pagar favores políticos en este último y tortuoso año que le queda, está abriendo espacios en todas las entidades para cubrirlos con recomendados de los políticos que integran a la denominada unidad nacional.

El trampolín

Arturo Dajud es, sin duda alguna, uno de los asesores más poderosos que tiene el saliente ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri.

Dajud es, en efecto, el hombre de confianza de Iragorri y ha llevado su representación en decisiones trascendentales. Ahora que el ministro va de salida, el asesor está buscando pista en otra entidad pública, la Defensoría del Pueblo, regentada por Carlos Negret, ficha política del partido de La U.

Escándalo de Navelena

El asunto delicado es que Arturo Dajud tiene algunos asuntos por explicar, particularmente su papel en el escándalo generado por el crédito que irregularmente el banco Agrario le concedió al cuestionado consorcio Navelena, para el dragado del río Magdalena.

Como es sabido, Navelena es una filial de la empresa brasilera Odebrecht. En el año 2015, el consorcio golpeó las puertas del banco Agrario con el fin de solicitar un crédito por $120 mil millones de pesos, el cual fue autorizado por la junta directiva del Banco.

Ilegalidades evidentes

Dicho crédito fue ilegal desde el primer momento, al punto de que la fiscalía le imputó cargos a dos altas funcionarias del banco Agrario, las señoras Marcela Ferrán e Irliana Barahona.

Pero si ellas violaron la ley al haber desembolsado la multimillonaria suma de dinero a favor de Navelena, lo hicieron por tener en sus manos una autorización de la junta directiva.

El ministro Aurelio Iragorri no asistió a la sesión de la junta en la que se aprobó el crédito, pero envió en representación suya a su asesor estrella, don Arturo Dajud.

El doctor Dajud estuvo de acuerdo y votó a favor del abultado crédito, a pesar de que éste no tenía ninguna relación con los objetivos misionales del banco Agrario.

¿Defensor del pueblo o de Odebrecht?

Resulta preocupante que Dajud, quien ha pasado de agache en todo este escándalo pueda dar el salto hacia la Defensoría del Pueblo sin antes haberle aclarado al país cuáles fueron los motivos reales por los que estuvo de acuerdo con concederle el crédito a Navelena. Dajud no tiene mayor experiencia en las materias que maneja la Defensoría del Pueblo, pero sí es evidente su destreza para defender los intereses de Odebrecht.

@IrreverentesCol

Publicado: agosto 25 de 2017