Después de censurar a Abelardo De La Espriella, Santos nombra como ministro al hijo de un socio de El Heraldo.

Una voz que incomodaba

Para nadie es un secreto que el abogado Abelardo De La Espriella le incomoda al gobierno de Juan Manuel Santos que lo califica a él como un enemigo más de la paz.

A través de su columna dominical en el diario El Heraldo, De La Espriella hacía fuertes cuestionamientos al presidente, hecho que despertaba su ira.

Una salida muy extraña

A raíz de una columna en la que De La Espriella planteó de manera directa que la única solución eficaz para solucionar la tragedia que se vive en Venezuela es a través del tiranicidio, el director de El Heraldo entró en pánico. ¿Lo habrán llamado desde la presidencia a reclamarle porque uno de sus columnistas estuviera planteando el asesinato del “mejor amigo” de Santos? Aquello jamás se sabrá.

Lo cierto que aquella fue la última columna que De La Espriella publicó en ese periódico. Su salida de las páginas editoriales del diario barranquillero tuvo que ser recibida como bálsamo por el presidente de la República, quien es un perfecto intolerante a la crítica.

Premiando la censura

En términos prácticos, Abelardo De La Espriella fue censurado, gústele a quien le guste. No ha pasado ni un mes desde el hecho y, al parecer, ya le llegó la retribución a El Heraldo.

Se ha conocido que Juan Manuel Santos nombró a Jaime Pumarejo como nuevo ministro de Vivienda, en reemplazo de Elsa Noguera.

Pumarejo, quien venía desempeñándose como gerente de Desarrollo del alcalde de Barranquilla, Alex Char, además de ser un disciplinado militante de Cambio Radical, es hijo de uno de los principales accionistas del diario El Heraldo.

En efecto, el padre del nuevo ministro, Jaime Pumarejo Certain, posee alrededor del 30% de las acciones de ese periódico.

“Blanco es, gallina lo pone”

En diálogo con LOS IRREVERENTES, uno de los funcionarios del gobierno que acaba de ser sacado de su cargo en este “revolcón” ministerial, confirmó que en la Casa de Nariño pesó mucho el hecho de que El Heraldo hubiera dejado de publicar las columnas de De La Espriella a la hora de confirmar el nombramiento del hijo de uno de sus accionistas en el gabinete. “Blanco es, gallina lo pone”, manifestó nuestra fuente.

@IrreverentesCol

Publicado: agosto 3 de 2017