Mientras el mundo condena a Maduro, en Colombia, Petro y Aida Avella le ofrecen respaldo a la dictadura criminal venezolana.

Se consolida la dictadura

Los grandes regímenes tiránicos se han valido de procesos electorales para legitimarse a si mismos. Durante años, Saddam Hussein convocó y desarrolló elecciones en su país, en las que siempre sacaba más del 98% de los votos. Sus contrincantes, imaginarios opositores, repetidamente eran derrotados por unas mayorías ciudadanas que votaban disciplinadamente por el partido Baas, que era la colectividad a la que pertenecía el tirano.

La constituyente celebrada en Venezuela, votación en la que supuestamente participó el 41.53% del censo electoral de aquel país, es la protocolización del régimen dictatorial de Maduro.

Una monstruosidad

Esa votación es un monumento a la brutalidad de un régimen atrabiliario y criminal que no tienen ningún límite a la hora de pisotear los valores democráticos.

Uno de los principios de la democracia es el derecho al voto universal, pero de acuerdo con las reglas fijadas por Maduro, existía la posibilidad de que una persona votara tres y hasta cuatro veces, dependiendo de su condición. Aquello es una monstruosa manifestación de voto calificado, en la que los afectos al régimen podían sufragar múltiples veces en un mismo certamen electoral.

Las consecuencias

12 horas después de publicado el resultado de esa votación, el gobierno de los Estados Unidos tomó decisiones de fondo, empezando por congelar todos los activos que en ese país pueda tener el dictador Nicolás Maduro.

Las sanciones no serán exclusivamente contra Maduro. Todos los delegatarios “elegidos” para integrar esa asamblea constituyente también serán objeto de medidas por parte del gobierno estadounidense.

Aquel, será el primer paso de muchos, pues las sanciones contra Venezuela serán ejemplarizantes.

Maduro, con respaldos en Colombia

Mientras el mundo entero rechazaba con vehemencia la criminal constituyente de Maduro, en Colombia algunos dirigentes de la extrema izquierda, como el exterrorista Gustavo Petro y la dirigente de la UP, Aída Avella respaldaron alevosamente al dictador venezolano.

Avella, que se perfila como una representante del partido de la banda terrorista de las Farc, escribió que “Venezuela defenderá su lugar, su historia. Para el pueblo lo que es del pueblo. La constituyente si (sic) va!”.

Resulta inaceptable que personas que se dicen “demócratas”, brinden apoyo a un régimen tiránico que conculca violentamente los derechos de los ciudadanos, que ordena el asesinato de opositores, que mantiene presos políticos y que amenaza a sus críticos.

Rafael Nieto, de frente

El precandidato uribista, Rafael Nieto Loaiza, no ha ahorrado esfuerzos para denunciar las arbitrariedades del régimen venezolano. De manera enfática, le ha ofrecido a Colombia, desterrar el socialismo en defensa de los valores democráticos, de nuestra tradición constitucional y de nuestras libertades.

Así mismo, ha fustigado al presidente Santos y a la canciller María Ángela Holguín, a quienes ha calificado como “alcahuetas” con la dictadura de Maduro.

@IrreverentesCol

Publicado: agosto 1 de 2017