Desde hace bastante tiempo el humorista Daniel Samper graduó al sicario de Pablo Escobar, alias Popeye, como su interlocutor legítimo.

Lío entre Samper y Popeye

Recientemente, el humorista Daniel Samper, señalado por haber violado los derechos de la hija recién nacida de la senadora uribista, Paloma Valencia y por presuntamente promover, según expertos penalistas como el exdirector del CTI, Julián Quintana, la pornografía infantil, ha salido a decir que el sicario predilecto de Pablo Escobar, John Jairo Vásquez Velásquez, alias Popeye, lo está amenazando como consecuencia del debate que le ha planteado el presidente Uribe, al señalarlo de haber abusado de los derechos de una bebé de brazos.

La queja de Samper

Posando de víctima, el humorista Samper, refiriéndose al presidente Uribe, aseguró en un video que “con sugerencias sustentadas de manera amañada e infame trata de hacer creer que también soy un pornógrafo infantil, un maltratador de bebés y mil disparates semejantes que, tristemente, calarán en algunos de sus seguidores, algunos de ellos dispuestos a hacer cualquier cosa”.

Y seguidamente, incluyó la imagen de un trino emitido por el asesino Velásquez Vásquez en el que escribió: “Daniel Samper es un vómito y ser despreciable. Un sicario moral. Miembro de una maldita familia que le hacen (sic) mucho daño al país”.

Acusación temeraria

El sentido de las palabras temerarias de Samper Ospina indica que el presidente Uribe tiene algún tipo de responsabilidad en la majadería publicada por alias Popeye.

Lo que Samper, hoy convertido en un profesional de la manipulación, no le dice a sus seguidores es que desde hace mucho tiempo él tiene cazada una pelea con e sicario, razón por la que era de esperar que, en medio de este escándalo, el criminal se sumara a las voces que se han elevado en su contra.

Insultos van, insultos vienen

No es la primera vez que Samper Ospina incurre en la villanía de vincular a alias Popeye con el partido regentado por el presidente Uribe Vélez. A través de sus columnas y publicaciones en Twitter, de manera reiterada y sistemática, ha hecho sindicaciones abiertamente insultantes e injuriosas.

El 16 de septiembre de 2013, por ejemplo, escribió que “posponer la puesta en libertad de Popeye sólo busca que no alcance a integrar la lista de Puro Centro”, en referencia a la lista al Congreso de la República que en esa época estaba promoviendo el doctor Álvaro Uribe.

Con ocasión de la campaña plebiscitaria, el 27 de septiembre del año pasado, en medio de las sindicaciones ruines del gobierno y algunos medios de comunicación en el sentido de que los ciudadanos que iban por el NO eran “enemigos de la paz”, Samper Ospina escribió que “alias Popeye está con el NO: ¿no es razón suficiente para apoyar el SÍ?”.

El exsicario no se quedó atrás en el intercambio de insultos y sindicaciones. El 4 de abril pasado, por ejemplo, le escribió un trino diciéndole que “el problema suyo conmigo es que yo soy del Cartel de Medellín y Uds. del Cartel de Cali. Agua y aceite”, en referencia al evidente maridaje que existió entre el tío del humorista, Ernesto Samper y los capos Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela, quienes le financiaron la campaña que lo llevó a la presidencia en 1994.

Samper graduó a Popeye de interlocutor

De manera libre y decidida, el humorista Samper graduó a un delincunete de la talla de John Jairo Velásquez Vásquez como su interlocutor. Si al él le parece acertado sostener intercambio de palabras o insultos con alguien de ese calibre, es problema suyo. En su momento, el presidente Samper no tuvo problema en establecer conversaciones con peligrosos narcotraficantes y asesinos. Al parecer, su sobrino ha heredado aquella osadía.

@IrreverentesCol

Publicado: julio 21 de 2017