Los miembros del consejo nacional electoral, cuadraron irregularmente dejar caducar las investigaciones por el caso Odebrecht contra Santos y Zuluaga.

Santos, un saqueador

Al probarse que a través de testaferros el gobierno nacional, particularmente la Casa de Nariño le continúa asignando contratos al cuestionado Roberto Prieto, señalado de haber recibido una tula con un millón de dólares de Odebrecht, queda confirmado que el presidente Santos pasará a la historia por ser uno de los más descarados y alevosos saqueadores del erario colombiano.

Cebando a Marketmedios

Una vez el país conoció el vulgar maridaje entre Prieto y Odebrecht, sumado esto al favorecimiento que desde diferentes entidades estatales se le ha dado a lo largo de los últimos 7 años a la empresa Marketmedios que “milagrosamente” se convirtió en una de las grandes contratistas del Estado santista, la Casa de Nariño le aseguró al país que quedaban suspendidos todos los contratos con la compañía de Roberto Prieto.

Todo resultó ser una verdadera farsa. Si bien no volvió a suscribirse ningún contrato con Marketmedios, los funcionarios tramposos de la presidencia de la República empezaron a dárselos a Subatours, una empresa que sirvió, literalmente, de fachada para que el gerente de las campañas santistas y mejor amigo del presidente de la República siga llenando sus alforjas.

Todo está consumado

El cuestionado consejo nacional electoral tiene todo perfectamente sincronizado para dejar morir las investigaciones contra las irregularidades en la financiación de las campañas presidenciales de Santos y Óscar Iván Zuluaga, en 2014.

Los miembros de ese corrompido ente, acordaron enredar las investigaciones para ganar tiempo y permitir que llegue la fecha en la que estarán obligados a decretar la caducidad.

Un “hagámonos pasito”

Los consejeros amigos de Santos y Zuluaga sellaron un pacto de “hagámonos pasito” y así, unos y otros, esgrimieron argumentos retorcidos y leguleyadas de la peor naturaleza para ganar tiempo.

LOS IRREVERENTES pudieron confirmar que a mediados de este mes, se cumplirá el plazo para decretar la caducidad en el caso de Óscar Iván Zuluaga. A pesar de que desde abril de este año el magistrado Carlos Camargo tiene listo el pliego de cargos en contra del excandidato uribista, 8 de los 9 magistrados –el único que se apartó de esa decisión es Armando Novoa- resolvieron enredar el asunto, pues solicitaron que era necesario tener el testimonio del cuestionado publicista brasilero Duda Mendonça.

El problema es que Duda no aparece por ninguna parte. Ni las autoridades brasileras saben dónde está escondido. Y si ellos no han podido dar con él, mucho menos podrá hacerlo el inoperante, burocratizado y politiquero consejo nacional electoral.

Agosto, fecha para la caducidad de Santos

En la investigación contra Santos, el enredo es semejante. Como la mayoría del CNE es afín al presidente de la República, el objetivo es también dejar caducar ese proceso. La fecha es la tercera semana del mes de agosto.

Con eso, los flamantes “juristas” del consejo electoral, le darán una indigna sepultura al peor de los escándalos de  corrupción en campañas políticas del país, pues su deber era investigar a fondo los hechos y determinar las responsabilidades. Al no hacerlo, envían un mensaje nefasto a la sociedad.

@IrreverentesCol

Publicado: julio 7 de 2017