El hombre de confianza del exvicefiscal Jorge Fernando Perdomo, capturado la semana pasada robando un supermercado, es un ladrón habitual.

El ladrón

La semana pasada, LOS IRREVERENTES revelaron que Jorge Luis Peñuela, mano derecha y entrañable amigo del exvicefiscal Jorge Fernando Perdomo, fue capturado en flagrancia en el supermercado Éxito del norte de Bogotá. (sobre este tema, lo invitamos a leer “Recomendado del exvicefiscal Perdomo, capturado robando en un supermercado”).

Se ha conocido, que Peñuela fue sorprendido cuando introducía dentro de su ropa unos tarros del suplemento alimenticio Ensure y un frasco de shampoo Pantene, que en la tienda tenía un precio de $13 mil pesos.

Ha trascendido que no es la primera vez que Jorge Luis Peñuela es sorprendido robando. En efecto, el 31 de julio del año pasado, en el almacén Zara del centro comercial Unicentro, el protegido de Jorge Perdomo, protagonizó otro hurto agravado. Aquella vez, la policía lo agarró robándose dos pantalones: uno azul y otro de color vino tinto.

La salida de Peñuela del ICBF

Aunque la directora del Bienestar Familiar prefiere no hablar sobre los pormenores que condujeron a la salida de Jorge Luis Peñuela del ICBF, luego de pocas semanas de estar ocupando la subdirección de esa entidad, este portal pudo establecer que, en efecto, desde el mismo día en que tomó posesión de ese cargo, distintos funcionarios descubrieron que ese sujeto había llegado allí a robar, a hacer negocios corruptos y a cometer toda suerte de actos ilícitos, pues se sentía seguro de que nada le podría suceder por su vínculo filial con el entonces vicefiscal Perdomo.

Sin puesto

Enterada de la situación, la directora del ICBF tomó la decisión de separar a Peñuela del cargo, antes de que se produjera un brutal saqueo, hecho que despertó la ira violenta de Perdomo, quien juró venganza.

Pero el tiempo ha dado la razón: Jorge Luis Peñuela, el recomendado, el prohijado, el protegido de Jorge Fernando Perdomo, es un vulgar ladrón que se roba todo lo que encuentre a su paso: un pantalón –así éste sea de color vino tinto-,  un frasco de shampoo, un suplemento alimenticio o un millonario contrato relacionado con la niñez colombiana.

Perdomo, callado

Ha llamado la atención el silencio sepulcral de Perdomo, luego dela captura de Peñuela. Personas cercanas a ellos, confirman que su relación es muy cercana y sólida. Una funcionaria de la fiscalía le aseguró a este portal que “Jorge Luis no hacía nada sin consultárselo al doctor Perdomo. Ellos siempre estuvieron muy cerca el uno del otro”.

¿Por qué el exvicefiscal no le pone la cara al país y ofrece disculpas públicas por haber patrocinado el nombre de Jorge Luis Peñuela en distintos cargos públicos, donde seguramente se robó hasta los tajalápices que fueron puestos a su disposición?

Como siempre, Perdomo ha seleccionado el camino de los cobardes: esconderse y guardar silencio, cuando por lo menos debería hacer una acto de contrición por haber promovido a un delincuente como Peñuela.

@IrreverentesCol

Publicado: junio 20 de 2017