Exguerrillero salvadoreño: el gran lavador de dólares de las Farc y del vicepresidente de Venezuela, el mafioso Tarek El Aissami.

El hombre clave

En el proceso de identificación de los bienes y del dinero de la guerrilla de las Farc, existe una persona clave: el exintegrante del FMLN del Salvador, José Luis Merino, alias comandante Ramiro, quien durante muchos años ha fungido como el gran lavador de dólares de la guerrilla y como puente para la negociación de cocaína entre los hombres de Timochenko y otros carteles de droga a lo largo y ancho del planeta Tierra.

En 2014, las autoridades antinarcóticos de los Estados Unidos, pudieron confirmar que Merino fue el encargado de organizar una cumbre criminal en la que participaron miembros de las Farc y representantes de la mafia italiana. Como consecuencia de dicho encuentro, la guerrilla colombiana se convirtió en uno de los principales proveedores de cocaína de la Ndrangheta.

Marco Rubio lo tiene en la mira

Hace varios meses, durante una reunión en el Senado de los Estados Unidos sobre crimen organizado y narcotráfico, el senador Marco Rubio señaló que “Merino es un lavador de dinero de clase mundial; un contrabandista de armas para las Farc y un socio de funcionarios corruptos venezolanos”.

Vicepresidente venezolano, socio de Merino

La denuncia hecha por Rubio empezó a surtir efecto. Un informe de inteligencia de los Estados Unidos elaborado hace pocos días, confirma que Merino, además de ser el principal lavador de dinero de las Farc, también lo es del vicepresidente de Venezuela, el mafioso Tarek El Aissami, quien recientemente fue incluido en la denominada Lista Clinton, que elabora el departamento del Tesoro de los Estados Unidos (Sobre esta historia, lo invitamos a leer El Tejemaneje del 15 de febrero de este año).

El entramado

Se ha determinado que Merino tiene establecida una muy sofisticada red para el blanqueo de capitales, a través de una cadena de prestigiosos bancos centroamericanos que también están siendo investigados para efectos de determinar si han facilitado la operación criminal, o si por el contrario ésta se ha hecho sin su consentimiento.

Autoridades salvadoreñas detrás de Merino

Lo que ha llamado la atención es que desde julio del año pasado, las autoridades judiciales salvadoreñas están tras las actividades de Merino. LOS IRREVERENTES pudieron confirmar que el propio fiscal general de El Salvador, Douglas Meléndez, ordenó hace más de 10 meses una investigación contra ese exguerrillero, por lavado de dinero y tráfico de armas.

Poderoso chavista

Pero el poder de José Luis Merino es más grande de lo que parece. Gracias a sus estrechos vínculos con el chavismo, Merino tiene el control de Alba Petróleos,  la empresa de distribución de diésel y gasolina más grande en El Salvador, que comercializa productos proveídos por PDVSA, la estatal petrolera venezolana.

Alba Petróleos fue creada por iniciativa de Hugo Chávez y es una de las compañía que más dinero mueve en El Salvador. Aquello, le ha garantizado a Merino protección y seguridad para llevar a cabo sus actividades criminales con absoluta impunidad.

De potentado a extraditable

Como consecuencia del informe de inteligencia revelado en los Estados Unidos, es muy probable que en cuestión de días, Merino sea incluido formalmente en la Lista Clinton, con lo que sería el principio del fin de su emporio mafioso.

Así mismo, seguramente la fiscalía presentará ante una corte federal el respectivo indictment, con lo que Merino, el gran “caletero” de las Farc, terminará siendo extraditado hacia los Estados Unidos.

El viaje de Néstor Humberto Martínez a El Salvador

Desde que asumió como fiscal general de la nación, Néstor Humberto Martínez ha sido repetitivo en el mensaje de que las Farc deben entregar todos sus bienes y todo su dinero para efectos de facilitar la reparación a las víctimas. Hace pocos días, Martínez advirtió que la fiscalía iba a adelantar “una cacería de los bienes de las Farc”, para evitar que esa organización haga política con dinero del narcotráfico.

Pero hay un hecho adicional que pasó desapercibido: el viaje que a mediados de abril de este año hizo el doctor Martínez a El Salvador, para participar en una cumbre de fiscales que tuvo lugar en ese país.

¿Aprovechó su presencia en San Salvador para averiguar por las actividades criminales del principal testaferro de las Farc, José Luis Merino?

@IrreverentesCol

Publicado: mayo 25 de 2017