Santos desesperado, hace todo lo posible para lograr que el senado elija a magistrados de bolsillo en la corte Constitucional.

Víctima de sus propias palabras

No había pasado más de un mes de su posesión como presidente. Santos convocó a la Casa de Nariño a dos magistrados de la corte Constitucional: Mauricio González y Jorge Pretelt.

Fue una charla animada y distendida, en la que se habló de muchos temas relacionados con lo que sería su gobierno.

La conversación desembocó en el frustrado referendo que había buscado permitir una segunda reelección del presidente Uribe.

En tono enérgico, Santos expresó su malestar por el hecho de que el gobierno Uribe hubiera ternado y permitido la elección de María Victoria Calle en la corte Constitucional, quien se opuso a la segunda reelección.

De acuerdo con lo que supieron LOS IRREVERENTES, el presidente aseguró que él jamás ternaría a una persona que se le fuera a torcer. Que llevaría a la corte Constitucional magistrados perfectamente alineadas con su gobierno y con su agenda.

El tiempo ha pasado

Han pasado casi 7 años de esa charla y el presidente Santos fue víctima de sus propias palabras. En días pasados, Carlos Bernal, quien fue ternado por él, llegó a la corte Constitucional a ejercer de manera independiente, siguiendo su criterio jurídico y sin permitir que lo utilicen como un títere, lo cual ha destrozado la aspiración que tenían Santos y el rector del Externado, Juan Carlos Henao.

Cristina Pardo, una conservadora total

La otra magistrada que llegó a la corte ternada por Santos es Cristina Pardo, quien en el pasado fue magistrada auxiliar de ese tribunal. Quienes la vieron trabajar, aseguran que ella siempre ha sido respetuosa de la línea jurisprudencial de la corte, además de tener una línea filosófica conservadora.

Aquello permite creer que en ese caso, Santos no la tendrá fácil. Aquellos expedientes en los que Pardo no se declare impedida por haber sido secretaria jurídica de la presidencia, seguramente serán votados con un criterio distinto al del presidente.

La nueva terna

Hace unos días, la corte Suprema de Justicia presentó su terna para llenar una vacante en la corte Constitucional. En esta fue incluido Alejandro Ramelli, enemigo acérrimo del exfiscal Eduardo Montealegre y su adlátere, Jorge Fernando Perdomo. A Ramelli lo acompañan Álvaro Mota y Diana Fajardo.

Candidata de Edgardo Maya

LOS IRREVERENTES confirmaron que Diana Fajardo es candidata de Edgardo Maya, pues ella es una de las mejores amigas de la esposa del contralor general, Adriana Guillén.

Un alto funcionario de la corte Suprema le comentó a un periodista de este portal que Maya llamó uno por uno a los magistrados del tribunal a hacer campaña a favor de Fajardo.

Una vez se supo que había sido incluida en la terna, Maya volvió a tomar el teléfono para agradecer el gesto.

El pulso es entre Ramelli y Mota

Pero la pelea por ese asiento en la corte Constitucinal es entre Ramelli y Mota. Será una guerra a muerte en la que medirán fuerzas el gobierno –que respalda a Ramelli- y los conservadores y aquellos sectores que se oponen al gobierno.

Conocedores, aseguran que Santos está obsesionado con impulsar la candidatura de Ramelli, pues necesita urgentemente llenar el vacío que tiene el gobierno, dado que Carlos Bernal no permitió ser manoseado ni utilizado como un títere de la Casa de Nariño.

Maya, ofreciendo el oro y el moro

Valiéndose de la multimillonaria nómina de la Contraloría General de la República, Edgardo Maya está empleado a fondo haciendo algo en lo que es un verdadero experto: politiquería.

A pesar de que sabe que su candidata en este momento no tiene mayores posibilidades, no pierde la esperanza de que a punta de puestos y de componendas logre conseguir los votos que necesita para llevar a Diana Fajardo a la corte Constitucional.

@IrreverentesCol

Publicado: mayo 24 de 2017