Santos le pagó el favor al magistrado que le dio vía libre al plebiscito, promoviéndolo como comisionado ante la CIDH.

Pagando favores

Desde el 10 de abril, LOS IRREVERENTES advirtieron que Santos estaba empleado a fondo para lograr que el exmagistrado Luis Ernesto Vargas Silva, cuestionado por manipular fallos de tutela cuando estuvo en la corte Constitucional, fuera designado como miembro de la comisión interamericana de derechos humanos.  (Al respecto, lo invitamos a leer “El Tejemaneje de abril 10”).

No se equivocó este portal

La historia, que intentaron desmentir desde la casa de Nariño a través de medios de comunicación al servicio del régimen, era verdadera. Vagas Silva, ese mismo que le dio vía libre al plebiscito tramposo con el que Santos intentó manipular a la sociedad para que aprobara el acuerdo suscrito entre él y la banda terrorista de las Farc, sería generosamente retribuido por un Juan Manuel Santos que previamente le había ofrecido, al decir popular, el oro y el moro con tal de que coadyuvara desde su asiento en la corte Constitucional todas las arbitrariedades del gobierno.

Acusado por el padre de Luis Andrés Colmenares

Hace poco más de dos años, el país se escandalizó al enterarse de que Luis Ernesto Vargas Silva estuvo a punto de seleccionar, en su condición de magistrado de la corte Constitucional, una tutela con la que se buscaba enredar y dilatar aún más la investigación por el brutal homicidio del joven Luis Andrés Colmenares.

No fueron pocos los que en su momento aseveraron que Vargas Silva, a quien como a los meseros le gustan mucho las propinas, estaba haciendo un mandado.

El padre del joven vilmente asesinado, Luis Alonso Colmenares no dudó en señalar que el magistrado Vargas “es un sinvergüenza”.

Denunciado

El asunto fue llevado a las últimas consecuencias. Dado que don Luis Alonso Colmenares pudo confirmar que Vargas Silva era vecino de Laura Quintero –una de las señaladas de haber participado en el homicidio de su hijo-, procedió a formular una denuncia en contra del togado ante la inoperante comisión de acusaciones de la cámara de Representantes.

En el escrito radicado por el señor Colmenares, se lee que “el magistrado Vargas Silva, valiéndose del reglamento de la corte Constitucional y del procedimiento de la acción de tutela, dio curso a una insistencia de un colega suyo para seleccionar la tutela… utilizando mecanismos delictivos con el propósito final de que cambiara la decisión que había tomado la sala penal de la corte Suprema de Justicia, la cual negó las pretensiones de los apoderados de Laura Milena Moreno Ramírez y Jessy Mercedes Quintero Moreno”.

Colmenares: “Vargas Silva es un corrupto”.

En diálogo con LOS IRREVERENTES, Luis Alonso Colmenares lamentó la elección del cuestionado exmagistrado Vargas como nuevo comisionado de la comisión interamericana de derechos humanos, asegurando que él “es un corrupto”, a la vez que recordó las razones por las que se vio obligado a denunciarlo ante la comisión de acusaciones.

Gana-gana

Lo cierto e incontrovertible es que con ese nombramiento ganó Santos porque así le paga el favor a Vargas, y ganó Vargas porque un personaje tan inferior jamás habría podido llegar a un cargo de tan singular relevancia, si no fuera porque el gobierno se empleó a fondo para impulsarlo.

Vargas es un abogado gris, sin mayores méritos ni intelectuales ni académicos, ni mucho menos morales. Es un mercader de la justicia.

La gran perdedora, una vez más, es Colombia. Nuestro país tendrá que soportar la vergüenza por los actos innobles en los que incurrirá Vargas Silva, una vez tome asiento en su nuevo despacho en la CIDH.

@IrreverentesCol

Publicado: mayo 11 de 2017