La inscripción del exviceministro Rafael Nieto Loaiza como precandidato presidencial del Centro Democrático, dinamiza la campaña por la nominación uribista. 

Rafael Nieto Loaiza entra a la carrera

Sorprendente el remesón que se produjo con la sola mención del nombre de nuestro columnista Rafael Nieto Loaiza como nuevo precandidato presidencial del Centro Democrático.

Varios hechos coincidentes explican el interés que se suscitó: 1. Que según una encuesta de Ecoanalítica, el partido de Uribe, el Centro Democrático, será el más votado en 2018. Nieto es militante de ese partido. 2. Que el periódico El Tiempo, en un informe sobre la próxima convención del Centro Democrático, incluyó a Nieto en la baraja de presidenciales. 3. Que el senador José Obdulio Gaviria ratificó el hecho en un programa radial en Medellín, aunque, confirmó a LOS IRREVERENTES que sigue acompañando la precandidatura de Iván Duque.

Incertidumbre sobre el nombre del candidato

Por ahora es imposible predecir cuál será el nombre que escoja el Centro Democrático para correr por a presidencia en 2018. Incluso, la nómina aún no está completa, porque el nombre de Luis Alfredo Ramos sigue en en la lista de espera mientras la Corte Suprema no declare su inocencia. “No se puede sacar a nadie de la baraja. Todos tienen sus fortalezas y debilidades. La carrera es abierta y sin cartas marcadas”, le aseguró un influyente congresista uribista a un periodista de este portal.

Nieto, un buen exponente de las ideas uribistas

Nieto Loaiza no tiene experiencia electoral. Compensa esa falencia con sus excelentes dotes como expositor, polemista, escritor político, jurista y publicista de las ideas del ex presidente Uribe. Nieto fue un puntal indiscutido del grupo de activistas que acompañó a Uribe en la intensa campaña por el NO en el plebiscito. Luego se ha mantenido en intensa actividad proselitista en universidades, reuniones gremiales y núcleos políticos cercanos a Uribe.

El ingreso de Nieto promete ponerle sal y picante a la carrera presidencial. Es un líder de excelentes modales pero que nunca rehúye la confrontación por más agria que sea.

El nuevo precandidato entró a la campaña hablando duro: “El objetivo debe ser la victoria en el 18. Esa es la meta y hacia allá debemos dirigir todo nuestro esfuerzo, todo nuestro trabajo. Nos jugamos el futuro de Colombia y de nuestros hijos. O corregimos el rumbo ya o su destino será el de los vecinos”, escribió en su más reciente columna en LOS IRREVERENTES (Puede leer “Gran alianza por una Colombia justa y próspera”).

Nieto ni pretende diferenciarse ni tomar distancia con Uribe. Al contrario, parecería desear que se le identifique y hasta se le confunda con él. Hablando de Venezuela, por ejemplo, dijo en esa columna que: “Colombia no es Venezuela, pero cada día nos parecemos más: se desconoce la voz del pueblo expresada en las urnas y semejante ataque a la democracia es avalado por las cortes; se manosea la Constitución, se recortan las funciones del Congreso, se le quiebra el espinazo a la rama judicial, se persigue a la oposición, la corrupción campea, el Estado crece en exceso a costa de los particulares, se premia a los violentos…”.

@IrreverentesCol

Publicado: mayo 4 de 2017