Silvia Reyes, quien aspira a ser nombrada como secretaria jurídica del ministerio de Hacienda, tiene graves denuncias por maltrato laboral.

Como si fuera la finca

Para muchos funcionarios de Santos, el Estado colombiano es su finca y sienten que los cargos que han desempeñado son de pertenencia y posesión suya.

El ejemplo más reciente, se ha visto con el nombramiento de la nueva secretaria jurídica de la presidencia, doña Claudia González, que fue designada en reemplazo de Cristina Pardo, quien ha sido ternada por Santos para la corte Constitucional.

La mejor amiga de la señora

Claudia González venía desempeñándose como secretaria jurídica del ministerio de Hacienda. Una vez nombrada en la Casa de Nariño, su cargo quedó vacante y ella, creyéndose dueña de dicha posición, ha dicho que su reemplazo debe ser Silvia Reyes, su amiga íntima desde que compartieron pupitre en la facultad de jurisprudencia en el benemérito claustro del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario.

La señora Reyes ha sido, al decir propio de la politiquería, una “cuota” permanente de su amiga Claudia González. Actualmente se desempeña como vicepresidenta del área jurídica de la Central de Inversiones, CISA, entidad que depende del ministerio de Hacienda.

Una maltratadora

Resultaría inaudito que el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, nombre a la señora Silvia Reyes como secretaria jurídica de su despacho, dadas las múltiples quejas que pesan en contra de ella por el trato degradante, la ordinariez y vulgaridad con la que trata a sus subalternos y compañeros de trabajo en CISA.

No son pocas las quejas que se han elevado en las últimas semanas en contra de esa funcionaria que debería estar siendo investigada por la Procuraduría General de la Nación por el confirmado maltrato laboral al que son sometidas las personas que trabajan con ella.

No son quejas anónimas

Una de las víctimas de las agresiones verbales y las humillaciones de la aspirante a secretaria jurídica del ministerio de Hacienda, Silvia Reyes, es el señor Jorge Velásquez, un funcionario de CISA que en días pasados fue insultado por su jefa por no estar de acuerdo con un concepto jurídico de su autoría.

El señor Velásquez entiende que su argumento profesional sea susceptible de discusión y de modificaciones. Lo que no es aceptable para él es que su superior –Silvia Reyes- lo haya agredido verbalmente, algo que nunca le había sucedido en los 36 años de ejercicio profesional.

El del doctor Velásquez no es el único caso. También está el de otra abogada de aquella entidad, Liliana Rocío González Cuellar que recientemente le solicitó formalmente al comité de convivencia de CISA una “audiencia para ser escuchada y poner al tanto de dicho cuerpo colegiado situaciones que se han venido presentando con la Dra. Silvia Reyes, vicepresidenta jurídica de esta entidad”.

Actitud desafiante

Funcionarios de CISA que hablaron con periodistas de este portal, confirmaron que a la señora Reyes le tienen sin cuidado las quejas y las denuncias que pesan en contra de ella por maltrato laboral, pues se siente muy bien respaldada por su poderosa mejor amiga, la nueva secretaria jurídica de la presidencia de la República, doña Claudia González.

“A la doctora Silvia no le importan nuestras quejas ni nuestras denuncias porque presume de su poder y cercanía al alto gobierno y a los organismos de control”, le aseguró una funcionaria de CISA a LOS IRREVERENTES.

@IrreverentesCol

Publicado: abril 11 de 2017