Ofreciendo respuestas cínicas y diciendo toda suerte de mentiras, reapareció el cuestionado senador “Ñoño” Elías, investigado por el caso Odebrecht.

La aparición del Ñoño

Desde hace varias semanas se especulaba mucho sobre el paradero del cuestionado e investigado senador Bernardo Ñoño Elías, quien estaba literalmente desparecido. Algunos alcanzaron a asegurar que el congresistas del santismo se había fugado del país para evitar que el brazo de la justicia lo alcanzara.

Luego de un largo silencio y en medio de muchas especulaciones, el congresista cordobés puso la cara a través de una entrevista a la emisora La W que en vez de despejar, aumenta las dudas sobre su comportamiento.

El amigo de Otto Bula

A lo largo del reportaje, Ñoño repite insistentemente que su vínculo con el capturado Otto Bula es puramente social y de amistad. De estrecha amistad, valga decirlo. Y en efecto, el congresista tiene razón al alegar que “el delito de amistad no existe”. Ni más faltaba que alguien pudiera ser siquiera investigado por conocer personas que violan la ley.

Nadie ha insinuado que el comportamiento del senador Bernardo Elías sea objeto de revisión por parte de la justicia colombiana debido a su vínculo con Otto Bula.

Si Ñoño está contra las cuerdas y en la mira de la corte suprema de justicia es por haber sido cómplice de Bula en sus actuaciones corruptas ordenadas por la empresa Odebrecht.

Ñoño tiene mucho por explicar

Una pregunta que le fue formulada en dicha entrevista es la clave de todo. En efecto, el periodista Lucas Pombo le inquirió si conoce o ha tenido algún vínculo con el señor Eleuberto Martorelli quien fuera el presidente de Odebrecht en Colombia durante el tiempo en que se puso en marcha la más espantosa operación de corrupción registrada en los últimos tiempos.

El senador respondió que, por ser un tema que hará parte de la investigación que se adelanta en su contra, se abstenía de responder.

La respuesta es obvia: claro que Ñoño conoce y tuvo vínculos con Martorelli quien será una figura definitiva en el juicio contra Bernardo Elías, uno de los grandes favorecidos en la vulgar repartija de dineros que propició Odebrecht en Colombia.

¿Y el yate?

Como revelaron LOS IRREVERENTES hace algunos días, la justicia evalúa una información que apunta a que el senador Bernardo Elías adquirió a través de terceros un lujoso yate que fue pagado con la plata que recibió de manos de Odebrecht (Puede leer “El ocaso del Ñoño”).

Llama la atención que el congresista no haya querido referirse a ese asunto. ¿Por qué no quiere hablar de la compra de aquel bien?

Elías se presenta como un hombre modesto que no posee bienes y que, básicamente, vive de su sueldo como congresista, cuando es evidente que en sus campañas abunda el ron, los cantantes vallenatos, las camisetas, los ríos de efectivo y escasean las ideas y los planteamientos, cuestan decenas de miles de millones de pesos. ¿De dónde sale tanto dinero para mantener aceitada esa mafia política llamada La Ñoñomanía?

Explicaciones ridículas

Muchas de las respuestas y explicaciones brindadas por Bernardo Elías en la entrevista comentada se constituyen en un monumento a la ridiculez y denotan la desfachatez propia de los corruptos que equivocadamente creen que con embustes y “chistes flojos” pueden convencer al pueblo indignado.

Para justificar que nunca ha tenido negocios con el detenido Otto Bula Ñoño aseguró que él “es un tipo glotón que vive hablando de comida todo el día”. Con esa frase, el senador intenta hacer creer que él y su amigo sólo hablan de gastronomía.

“No sabía qué significa la palabra hemofilia”

Una de las respuestas más desafortunadas del reportaje estuvo relacionada con los cuestionamientos que se le hicieron por su evidente participación en el denominado cartel de la hemofilia, una banda de criminales que él integra y que se dedicó a saquear las arcas de la salud en Córdoba presentando falsos enfermos de hemofilia, perjudicando de manera letal a quienes en efecto sí padecen aquella enfermedad.

Para defenderse del cuestionamiento, Ñoño aseguró que él no sabía ni siquiera el significado de la palabra hemofilia. “Tuve que pedir que me buscaran en gugo –en referencia al buscador Google- qué era hemofilia”.

Frase premonitoria

En referencia a los escándalos de corrupción en los que él y su familia están involucrados, senador Bernardo Miguel Elías, Ñoño, aseguró que “al que se haya cogido un peso que le caiga todo el peso de la ley”.

Que no lo dude el cuestionado senador santista. Claro que caerá todo el peso de la ley.

@IrreverentesCol

Publicado: marzo 2 de 2017