Mauricio Lizcano, respaldado por Mario Uribe Escobar, debe decir si conoce a Otto Bula y si le ha recibido dinero.

Otto Bula, ¿santista o uribista?

Los periodistas fletados por el gobierno se han dado a la tarea de presentar a Otto Bula como un agente del uribismo, desempolvando su pasado político al lado del exsenador Mario Uribe Escobar.

No hay que darle muchas vueltas al asunto. Claro que Otto Bula es cercano a Mario Uribe Escobar. Fue el jefe político de su partido “Colombia Democrática” en el municipio de Sahagún, al lado de un jovencito que con el paso de los años se ha convertido en una figura política en el departamento de Córdoba: Mussa Besaile Fayad.

Por supuesto que Otto bula era, para todos los efectos, el suplente de Mario Uribe. En la política, en los negocios y en la vida social. Una persona cercana al expresidente del Congreso, le confirmó a LOS IRREVERENTES que, hoy por hoy, el único amigo que le queda a un Mario Uribe olvidado y repudiado es, precisamente, el señor Otto Bula.

Pero aquello es prueba de que Bula sea uribista. ¿Acaso Mario Uribe lo es?

Respaldo a candidatos de La U

Para ningún conocedor de la política es un secreto que desde que fue capturado por orden de la Corte Suprema de Justicia, Mario Uribe ha tomado una irreconciliable distancia de su primo segundo, el expresidente Uribe.

Luego de haber recuperado la libertad se ha dedicado a sus negocios particulares, sin olvidar del todo la política, pero no con el Centro Democrático sino con el partido de La U.

En las elecciones recientes Mario Uribe ha apoyado a su sobrino Luis Felipe Lemos Uribe quien es representante a la Cámara por el partido de La U y al actual presidente del senado, Mauricio Lizcano. Entonces no está de más hacerle una serie de preguntas al doctor Lizcano. ¿En sus múltiples reuniones con Mario Uribe, ha estado también con Otto Bula? ¿Ha recibido dinero de Bula o de Odebrecht?

Lazos de amistad

Además de sus vínculos con la cuestionada empresa Odebrecht, Cecilia Álvarez y Roberto Prieto tienen algo en común: la hermana de éste, Cristina Prieto es una amiga incondicional de la exministra de Transporte que ha tenido que subir las escaleras tanto de la Procuraduría General de la Nación como de la Fiscalía para efectos de dar las explicaciones sobre su papel decidido en la entrega a dedo de una carretera de 900 mil millones de pesos a la multinacional brasilera.

Desde que Cecilia Álvarez salió del gobierno, ha intentado –con gracia impostada- convertirse en una youtuber. Ella misma se define como la “youtuber con más de 60 años”.

Creó un canal en el que tiene alrededor de 3600 suscriptores y al que ha subido 4 videos.

Bailando con Cristina

Uno de los videos de la exministra al que le puso el título “Uribe dijo SÍ”, incluyó una coreografía en la que Álvarez aparece bailando en una calle rodeada por 6 jovencitas y de otra mujer que intenta esconder su rostro tras una bandera blanca.

La séptima “bailarina” de la exministra es Cristina Prieto, tal y como se nota en las imágenes.

En vez de bailar, deberían cantar

La alegría, el baile, las burlas de Cecilia Álvarez han quedado atrás. Aquellos días en los que ella creía firmemente que, al lado de su pareja, eran las mujeres más poderosas de Colombia ya son cosa del pasado. Ahora, tienen el sol a sus espaldas y tendrán que defenderse del cúmulo de evidencias que pesan contra ellas y que podrían constituir una serie de delitos que implicarían largos años de prisión.

Por eso, no estaría de más que Cristina Prieto, que hace unos meses bailaba con Cecilia, tuviera un gesto de grandeza pidiéndole a su amiga y de paso a su hermano Roberto que en vez de bailar, más bien canten todo los que saben de la partitura Odebrecht.

@IrreverentesCol

Publicado: febrero 13 de 2017