En 2010, Roberto Prieto y su hermano Alberto donaron dinero a Santos. Lo mismo hizo el dueño de Semana.

Prieto y Cecilia Álvarez

Hay un hecho que ha pasado desapercibido en el escándalo de Odebrecht y que tiene que ver con el vínculo existente entre Roberto Prieto y la cuestionada exministra de transporte Cecilia Álvarez. En efecto, LOS IRREVERENTES conocieron que la hermana menor de Prieto, Cristina, es una de las colaboradoras más cercanas de la doctora Álvarez. Es su consejera y la persona que le habla al oído.

Es muy posible que en la investigación que adelanta la fiscalía contra la exministra Cecilia Álvarez, Cristina Prieto tenga que comparecer para aclarar si ella sirvió de mensajera de su hermano para lograr que se acelerara la adición de 900 mil millones de pesos a favor de Odebrecht.

Al fin y al cabo, Roberto Prieto era el primer interesado en que se finiquitara ese asunto para poder recibir el millón de dólares que le entregó Otto Bula a nombre de la multinacional brasilera.

Los donantes de Santos

Según Roberto Prieto, en su campaña de 2014, Juan Manuel Santos no recibió una sola donación y la financiación de la misma se hizo con créditos que luego fueron pagados con el dinero que el Estado le dio por concepto de reposición de votos.

Se ha sabido que aquello es falso y, por ahora, hay evidencia de la entrada de 1 millón de dólares que Odebrecht, a través de Otto Bula, le regaló al presidente de la República. (Sobre esta historia puede leer “Que caiga quien caiga” y “El buldócer”).

De lo que sí hay registro es de las personas naturales que en 2010 regalaron dinero a la campaña de Juan Manuel Santos. Fueron, en total, 504 personas y al hacer un chequeo de la lista se encuentran nombres que llaman poderosamente la atención.

Roberto Prieto e Interbolsa

Para esa campaña, Roberto Prieto donó dos millones de pesos y su hermano Alberto hizo un aporte similar.

Otros financiadores de Santos fueron los protagonistas del escándalo de Interbolsa. El hoy preso en la cárcel La Picota, Tomás Jaramillo donó 20 millones de pesos y su padre Rodrigo –en detención domiciliaria- dio 80 millones de pesos más.

Jorge Arabia Watemberg, quien era el vicepresidente financiero de Interbolsa, fue otro benefactor de Santos en 2010, al regalar un millón de pesos.

Felipe López Caballero, propietario de la revista Semana y quien ha sido generosamente beneficiado por Santos durante estos años hizo un aporte de 2 millones de pesos. El gobierno le paga  a López anualmente $2256 millones de pesos por el alquiler de un edificio

Santos, desagradecido con unos y agradecido con otros

Lo que queda en el ambiente es que Santos fue desagradecido con quienes le pusieron los votos para ser presidente –el presidente Uribe y sus compañeros de trabajo- y a la vez infinitamente agradecido con quienes le dieron plata para su primera campaña presidencial.

La generosidad y gratitud del presidente se hizo evidente en su segunda elección, cuando su gobierno le entregó a dedo 900 mil millones de pesos a Odebrecht, empresa que por debajo de cuerda le aportó, por lo menos, un millón de dólares a su campaña política.

Santos: traidor a la patria

A comienzos de esta semana, los dirigentes conservadores Enrique Gómez Hurtado, Ignacio Valencia y Mariano Ospina concurrieron a la comisión de acusaciones de la cámara de representantes para ratificar y ampliar una denuncia que habían interpuesto contra Juan Manuel Santos por traición a la patria.

En criterio de los líderes naturales del conservatismo, al desconocer el resultado del plebiscito del pasado 2 de octubre, Santos sentó “las bases de un fraccionamiento de la unidad nacional y de una eventual ruptura de la integridad territorial del país”.

@IrreverentesCol

Publicado: febrero 9 de 2017