Denuncian que Gina Parody y Sergio Fajardo le entregaron la universidad de Antioquia a sectores afectos a las Farc.

Gina y Fajardo

En febrero de 2015, Sergio Fajardo y Gina Parody fungían como una pareja política feliz. El primero era gobernador de Antioquia y la segunda, ministra de Educación. Eran “pareja” porque habían acordado presentar sus nombres como tiquete presidencial y vicepresidencial en las elecciones de 2018.

Los medios de comunicación paisas dieron cuenta del hecho y reseñaron las constantes visitas de la ministra a la oficina del gobernador. En aquellas épocas ambos dirigentes eran ricos y famosos: Fajardo había logrado consolidar a su alrededor los aportes económicos y la adulación de los gerentes del Grupo Económico Antioqueño; y Parody comenzaba a perfilarse como la pareja “progre” del gobernador izquierdista.

Todo cambió

Hoy, por la fuerza de los hechos políticos, el escenario es totalmente distinto. Parody salió del ministerio entre rechiflas de sectores sociales agredidos por su sectaria militancia “de género” y desde hace dos semanas está en el ojo del huracán pues deberá responder por el más cuantioso hecho de corrupción de la historia de Colombia, realizado en complicidad con su pareja, Cecilia Álvarez y el presidente Santos. (Sobre este caso, puede leer toda la historia de la carretera que favoreció a la familia Parody)

Fajardo, por su parte, dedica todo su tiempo a explicar y justificar los desastres de su administración departamental. La infraestructura que construyó está en ruinas y dejó las finanzas en la miseria.

La toma de la universidad de Antioquia

Cuando la pareja Fajardo-Parody estaba en el poder y pensando en su futuro electoral, diseñaron la operación de toma pacífica y burocrática de la universidad de Antioquia. Contra la voluntad de la comunidad universitaria y desconociendo los resultados de las asambleas de profesores y estudiantes que respaldaban la reelección del rector, Alberto Uribe Correa, Fajardo y Parody impusieron su mayoría burocrática en el consejo superior de la universidad y eligieron a una ficha política de su corriente, el economista Mauricio Alviar.

El crimen se tomó la universidad

Hoy, lamentablemente, la universidad de Antioquia ha dejado de ser la fuente de buenas noticias que ha sido siempre. El desgreño “fajardo-parodista” está haciendo estragos en todos los niveles. Se ha copado la paciencia antioqueña  y el tema ha comenzado a ser visto con preocupación por el gobernador, Luis Pérez. Hay voces que exigen la intervención administrativa del claustro, pues hay una presencia masiva y abusiva de la criminalidad en su campus.

Un profesor de la institución -que pidió reserva de su nombre por razones de seguridad-, le confirmó a LOS IRREVERENTES que miembros de las Farc, asociados con el cartel del Golfo, aprovecharon el entusiasmo con el que la administración fajardista se vinculó al llamado proceso de paz y prácticamente están instalados como si su campus fuera un cambuche guerrillero.

El último episodio protagonizado por los criminales, acogidos y aplaudidos por la izquierda universitaria, fue la utilización del recinto como centro de acopio de cocaína para el tráfico en gran escala hacia los Estados Unidos. En un allanamiento a la sede universitaria en Barbosa, Antioquia, el CTI encontró un alijo de casi una tonelada de coca lista para ser exportada. Fajardo y Parody no se han referido al hecho, pero influyentes sectores antioqueños comienzan a manifestar su inconformidad con la indolencia o cobardía con la que los fajardistas enfrentan los problemas de la corrupción y demás expresiones de la criminalidad.

@IrreverentesCol

Publicado: febrero 1 de 2017