El impoluto presidente Santos debería contarle al país algunos detalles del lujoso apartamento que tiene en la ciudad de Miami.

Santismo impoluto

Dice el presidente Santos que las cuestionadas Gina Parody y Cecilia Álvarez, involucradas hasta el cuello en el escándalo de corrupción de Odebrecht por el favorecimiento a la familia de la exministra de Educación con una carretera hasta el puerto Andalucía en el municipio de Gamarra, son “impolutas”.

De acuerdo con la Real Academia Española, impoluto es aquello que está “limpio, sin mancha”. Las evidencias hasta ahora conocidas del proceder de las doctoras Álvarez y Parody ponen sobre la mesa un hecho incontrovertible: ellas se valieron de sus posiciones en el gobierno nacional para favorecer de manera descarada los intereses comerciales y empresariales de la multimillonaria y poderosa familia Parody y aquello contradice flagrantemente la definición de la RAE.

Gobierno de negociantes.

Desde la llegada al poder de Santos, su círculo inmediato se ha dedicado de lleno a los negocios. Así, los mejores amigos y principales aliados del presidente, bogotanos muy distinguidos, han hecho fabulosos negocios y se han quedado con estupendas concesiones del Estado.

Desde la Casa de Nariño, Juan Mesa Zuleta –hoy embajador en Italia- se convirtió en uno de los principales comisionistas de Colombia. Aún no se ha aclarado cuál fue su participación en el escándalo de la Federación Colombiana de Fútbol –que hoy tiene en una cárcel de los Estados Unidos a Luis Bedoya-. El “impoluto” Juan Mesa, en sociedad con Camilo Cano fueron personas clave en la negociación de las transmisiones por televisión de los partidos de fútbol.

La justicia colombiana no ha querido investigar su papel como arquitectos de esa operación de corrupción.

Otro episodio en el que está involucrado el comisionista Juan Mesa Zuleta tuvo lugar en Chile con ocasión de la última Copa América. ¿Por qué los carabineros mantuvieron arrestado a Mesa durante más de 24 horas en una estación policial en la ciudad de Santiago? ¿La cancillería colombiana hizo alguna gestión de alto nivel para lograr que el señor Mesa fuera puesto en libertad con el mayor sigilo posible?

Después de ese bochornoso episodio, Santos nombró al “impoluto” Juan Rafael Mesa Zuleta en la embajada de Colombia en Italia.

Lo que muchos dan por descontado es que Mesa seguramente saldrá esposado de esa delegación diplomática cuando Luis Bedoya empiece a delatar a sus cómplices durante el juicio que se le adelanta en una corte federal de la ciudad de Nueva York.

¿Apartamento impoluto?

El presidente Santos tiene un lujoso apartamento en la torre sur del condominio Ocean Club en la villa de Key Biscayne, al oriente de Miami. En aras de la transparencia, de la claridad y de comprobar que todo el patrimonio del primer mandatario de los colombianos es “impoluto”, el doctor Santos debería poner en conocimiento público algunos aspectos de su propiedad en Miami. ¿A quién y cuándo compró el apartamento? ¿A nombre de quién o de qué “empresa” está hoy en día el título de propiedad del inmueble? ¿Tuvo algo que ver en la compra de ese apartamento el buen amigo del doctor Santos, el comerciante de armas Felipe Jaramillo Samper?

@IrreverentesCol

Publicado: enero 31 de 2017