Empieza a caer el monumental tinglado de corrupción erigido por el exgobernador de Córdoba Alejandro Lyons. Vienen más capturas.

La caída de Alejandro Lyons

La justicia se ha trazado el propósito de investigar y castigar los actos de corrupción cometidos por el cuestionado exgobernador de Córdoba, Alejandro Lyons quien durante los 4 años que estuvo al mando del departamento propició uno de los más escandalosos saqueos de que haya registro en la historia nacional.

Durante la gobernación de Lyons se planificaron y ejecutaron multimillonarios saqueos a la educación y a la salud en Córdoba, en perjuicio de los sectores más empobrecidos de la región.

Asesinato de testigos

En Córdoba hay una costumbre macabra: las personas que van a testificar frente a hechos de corrupción son asesinadas. En los últimos años se han presentado dos casos escalofriantes de personas que fueron protagonistas de multimillonarios desfalcos que resultaron asesinadas horas antes de protocolizar su colaboración con la justicia para el esclarecimiento de los hechos.

El primero de ellos fue José Miguel Chica Chica, exsecretario de educación de Córdoba y articulador del desfalco a la educación en el que está involucrado el senador Armando Benedetti quien en los próximos días será llamado a rendir versión sobre estos hechos ante la sala penal de la Corte Suprema de Justicia. (Sobre el robo a la educación en Córdoba puede leer “El Benedettitumbe”, “Involucran a Armando Benedetti con el desfalco a la educación” y “¿Ha nacido la Benedettipolítica?”).

El otro caso es el de Jairo Zapa quien fuera el jefe de regalías durante la gobernación de Alejandro Lyons. Zapa fue brutalmente asesinado y luego enterrado en una fosa en momentos en que se aprestaba a cooperar con la fiscalía para develar la red de corrupción que se tejió durante el mandato de Lyons.

Los cerebros

Dos personas fueron definitivas en la estructuración del plan criminal que se tradujo en el robo de más de 300 mil millones de pesos durante los años en que Alejandro Lyons fue gobernador de Córdoba: Manuel Otero, conocido como Many y Sami Spath Storino.

Otero es uno de los principales mentores de Lyons. Gracias a su amistad, desde que ausmió la gobernación, Lyons le entregó el control absoluto de todos los contratos que tuvieran relación con la ciencia y la tecnología que en su mayoría se financiaban con recursos de las regalías, los cuales eran manejados por el asesinado Jairo Zapa.

De acuerdo con uno de los investigadores del caso que habló con LOS IRREVERENTES, Otero fue el cerebro del montaje de los bancos de oferentes para crear alumnos fantasma con el fin de hacer cobros por más de 100 mil millones de pesos.

Sami Spath estuvo involucrado en el escándalo conocido como “el cartel de la hemofilia”, operación criminal a través de la que se robaron 50 mil millones.

A finales de la semana pasada a la Fiscalía General de la Nación llegaron las primeras contramuestras que prueban que en efecto sí se crearon falsos pacientes para efectos de robarse el dinero de los costosos tratamientos de hemofilia.

300 millones al año por paciente

De acuerdo con el investigador, “el tratamiento de cada paciente de hemofilia al año cuesta más de 300 millones de pesos. Realizamos un muestreo con 44 personas que se presentaron como enfermos de hemofilia y hallamos que 11 de ellos eran falsos. En sólo ese pequeño ejercicio aleatorio encontramos cómo se robaron cerca de 4 mil millones de pesos en un año”.

Los investigadores han podido establecer que a cada falso paciente de hemofilia, por lo general personas humildes y analfabetas, les ofrecían 1 millón de pesos para que prestaran su nombre y su cédula. El resto de dinero robado iba a parar a las arcas de los cerebros y ejecutores del ilícito.

Por los culpables y por el dinero

La acción de la justicia debe ir por dos caminos paralelos. La acción penal contra los responsables, sin ningún tipo de consideración. Y los resultados empiezan a verse. La semana pasada fueron capturados 3 exfuncionarios de la administración de Alejandro Lyons . La fiscalía delegada ante la Corte Suprema ya libró orden de captura contra el exgobernador Lyons.

La otra línea de acción debe concentrarse en la incautación de los dineros robados. De nada sirve aprehender a los responsables de la corrupción y encarcelarlos por algunos años sin que su patrimonio sea tocado. Urge que se establezca en Colombia un bloque de búsqueda de los bienes fruto de la corrupción y se modifique la ley de extinción de dominio para que ésta sea procedente por vía administrativa. Así mismo, cuando corresponda, extraditar hacia los Estados Unidos a las personas involucradas en el saqueo del tesoro público y hayan lavado el dinero en aquel país.

@IrreverentesCol

Publicado: enero 16 de 2017