Las imágenes de los vigilantes de la ONU bailando con las terroristas de las Farc son indignantes e inaceptables.

El baile del conejo

Las imágenes de los guardianes de la ONU amacizados con guerrilleras de las Farc, celebrando el año nuevo y gozando de lo lindo en el campo de concentración de los terroristas son una verdadera afrenta y una prueba de que las Naciones Unidas no son, en absoluto, un organismo neutral.

Resulta inaceptable que el cuerpo que debe ejercer la veeduría de la fase desmovilización de los terroristas abandone sus funciones para irse de parranda con las mujeres de la organización criminal que deben vigilar.

El video que ha conmocionado a la sociedad es el reflejo perfecto de lo que es el proceso de paz entre Santos y Timochenko.

Si en Cuba se parrandearon a la constitución y a las leyes colombianas, no es de extrañar que en los campos de concentración de las Farc los vigilantes de la ONU se dediquen a celebrar con las terroristas, haciendo el “baile del conejo”.

¿Liberarán a Trinidad?

Uno de los grandes poderes que tiene el presidente de los Estados Unidos está contemplado en el artículo 2 de la constitución de ese país al concederle al mandatario la facultad de asignar perdones a personas sentenciadas por cualquier delito, menos el de traición a la patria.

Los 44 presidentes de los Estados Unidos han hecho uso de esa prerrogativa constitucional. Desde George Washington hasta Barack Obama han salido perdones a personas sentenciadas o procesadas.

Uno de los casos más polémicos fue protagonizado por Bill Clinton cuando perdonó a su hermano Roger quien había sido sentenciado por un delito relacionado con posesión de drogas ilícitas.

Obama, hasta la fecha ha concedido 1324 perdones presidenciales de los cuales 1176 han sido conmutaciones de penas.

Entre los beneficiados, ningún caso está relacionado con secuestro y homicidio, delitos por los que alias Simón Trinidad fue condenado a 60 años de prisión.

Santos jugado por Trinidad

Lo cierto es que el gobierno ha hecho todo el lobby posible ante la Casa Blanca para que Obama, antes de abandonar el poder el próximo 20 de enero, deje firmada la orden ejecutiva liberando a Simón Trinidad.

Santos dice que aquello no es cierto, lo cual confirma que sí lo es. Ya se sabe que el presidente de Colombia niega todas las trampas y maniobras que hace. Negó que Timochenko quedaría impune. También negó que subiría los impuestos y negó que los genocidas de las Farc pudieran ser elegidos en cargos de elección popular.

Queda claro que si Obama no firma el perdón de Trinidad, el terrorista tendrá que seguir en la cárcel por los próximos años, pues de la mano de un hombre con el talante de Donald Trump jamás se firmará una orden que beneficie a un terrorista internacional.

@IrreverentesCol

Publicado: enero 3 de 2017