La condena por corrupción que la senadora Claudia Nayibe López logró tapar con sus magistrados amigos en la Corte Constitucional.

Por: Gustavo Rugeles, especial para LOS IRREVERENTES 

Claudia Nayibe López Hernández, la Senadora de la Alianza Verde que quiere montar su campaña a la presidencia con un discurso populista contra la corrupción, ha pasado por encima de la ley en varias oportunidades logrando hacerle el esguince a decisiones fiscales y judiciales en su contra y que han puesto en evidencia sus maniobras, por las que ha fue condenada en su momento por malos manejos de los recursos públicos.

Cuando se desempeñaba como directora del Departamento Administrativo de Acción Comunal Distrital en la alcaldía de Enrique Peñalosa, -uno de sus primeros patrocinadores, como también lo fueron su ex compañera Gina Parody y el ex militante del ELN y contratista del gobierno Santos, León Valencia,- la joven Claudia Nayibe ya comenzaba a mostrar su doble rasero en el ejercicio público: por un lado, se mimetizaba en el discurso contra la clase política corrupta de la que siempre se ha rodeado, y por otro, hacía de las suyas en la alcaldía de Bogotá en la administración del que hoy es considerado como el peor alcalde del país.

Claudia López estuvo en la mira de los entes de control y el entonces Contralor Distrital le abrió el proceso de responsabilidad fiscal identificado con el número 50100-0179/0. Surtido el trámite procesal fue condenada fiscalmente mediante auto N° 82 de octubre 25 de 2005 por encontrar irregularidades en su gestión como funcionaria del distrito. El ente de control la inhabilitó por cinco años para ejercer funciones públicas y la condenó a pagar la suma de$103 millones, sanción frente a la cual López argumentó que no podía cubrir por falta de recursos económicos.

La defensa de la funcionaria no se centró en desvirtuar las acusaciones por la pérdida de los $103 millones sino que se defendió argumentando que nunca fue notificada del fallo en su contra. A través de una acción de tutela buscó la nulidad el proceso, pero en el 2007 dos instancias judiciales: el  juzgado dieciséis penal municipal y el juzgado noveno penal del circuito de Bogotá, negaron sus pretensiones y confirmaron la sanción del ente de control fiscal. Sin embargo, Claudia Nayibe no se rindió y se jugó una última carta en la Corte Constitucional, ante magistrados que durante la era de los dos gobiernos de Álvaro Uribe mostraron sus inclinaciones políticas: Nilson Pinilla, Jorge Iván Palacio Y Humberto Sierra Porto.

En Septiembre de 2007, la Corte Constitucional decidió seleccionar su proceso entre las miles de tutelas formuladas en casos que comprometen los derechos fundamentales de los ciudadanos, y le tiró un salvavidas. Mediante la sentencia T-752/09 los magistrados Pinilla, Sierra Porto y Palacio, revocaron las dos sentencias judiciales en contra de López que confirmaban la sanción de la contraloría, exonerándola de pagarle al distrito los $103 millones comprometidos y le regresaron sus derechos políticos para reintegrarse en la vida pública.

Otros antecedentes. Este no fue el único pleito judicial y de control fiscal que enfrentó Claudia López durante la alcaldía de Enrique Peñalosa. En los organismos de control -Contraloría, Personería y Procuraduría- se analizaron alrededor de cien procesos en su contra por presuntas actuaciones irregulares de las que salió airosa gracias a la defensa del entonces asesor de la Alcaldía distrital el abogado Edmundo del Castillo quien posteriormente ocupó el cargo de Secretario Jurídico de la Presidencia de Álvaro Uribe.

(Puede interesarle: Lea acá la “Sentencia T-752/09” que salvó a Claudia Nayibe López de pagar una multimillonaria sanción)

@GustavoRugeles

Publicado: abril 5 de 2017