Exactamente una semana después de ser investido como candidato único del Centro Democrático, Iván Duque se posicionó en las encuestas de opinión ubicándose en el segundo lugar, tal y como se desprende del sondeo realizado por la firma Guarumo.

Dicha encuesta permite prever que la campaña presidencial, a partir de enero del año entrante, será un enfrentamiento entre la izquierda que representan candidatos como Sergio Fajardo y Gustavo Petro y el uribismo en cabeza de Iván Duque.

Como se lo expresó a LOS IRREVERENTES, Duque planea adelantar una campaña en la que su director político será el presidente Uribe.

En los primeros días como candidato recorrió distintos puntos de la geografía nacional acompañado por Uribe y buena parte de la cúpula del Centro Democrático.

Durante esas giras, se hizo evidente el fervor que despierta en las bases la candidatura uribista, el cual se vio reflejado en la encuesta de Guarumo en la que el primer lugar fue ocupado por Sergio Fajardo -15.75-, seguido por Duque, quien obtuvo el 11.3%. Aquel resultado, para un aspirante que lleva una semana como candidato es absolutamente sorprendente y permite hacer creer que su crecimiento será imparable durante el transcurso de la campaña política.

El planteamiento de la candidatura de Duque ha sido audaz e inteligente. Apoyándose en la estructura del Centro Democrático y siguiendo paso a paso las indicaciones del presidente Uribe, ha logrado afianzarse, teniendo, además, un punto que juega a su favor: el margen amplísimo de colombianos que aún no lo conocen y que su estrategia de campaña se concentrará en atraer.

Muchos aspirantes presidenciales empezaron la carrera tocando el techo de sus posibilidades. Duque, al contrario, arrancó en un escenario donde tiene todo el espacio para crecer.

Candidato de unidad

Otro de los factores que ha jugado a favor de Duque es el ambiente cada vez más favorable al interior del Centro Democrático, cuyas bases han ido cerrando filas entorno a su nombre, luego de que se produjera su designación como candidato único de la colectividad uribista.

En una emulación como le que tuvo lugar y en la que participaron precandidatos, es perfectamente natural que las bases tomen partido por uno u otro de los aspirantes. Pero surtido el proceso de elección, corresponde mirar al partido como un todo, razón por la que los distintos sectores han empezado a sumarse a la candidatura de quien resultó imponiéndose.

Hace 4 años, cuando el Centro Democrático empezaba a despuntar, a pesar de las dificultades, el candidato de aquella colectividad logró un resultado muy importante en las elecciones. Hoy, con el CD posicionado como el partido más importante y con mayor respaldo ciudadano, las campañas de Duque y de los aspirantes al Congreso tendrán el viento a favor suyo.

@IrreverentesCol

Publicado: diciembre 18 de 2017