En campaña electoral se ven muchas cosas, pero pocas tan deplorables como el accionar del “periodista”  colombo – español Víctor de Currea Lugo.

Los venezolanos tienen hambre.  De acuerdo con Migración Colombia, “actualmente están llegando cada día más de 37 mil ciudadanos de Venezuela, buena parte de ellos para abastecerse de víveres y medicamentos, pero muchos sin recursos y que vienen incluso caminando a pie durante semanas desde sus pueblos o ciudades de origen, porque no tienen para pagar ni transporte ni hospedaje”.  A la cifra anteriormente dada, habría que sumarle la de los cientos de venezolanos que ingresan al país de manera ilegal, huyendo de la cruel dictadura de Nicolás Maduro.

La crisis en Venezuela es tan profunda que de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, la hiperinflación podría superar el 13.000% en el año 2018. Algo que denota la gravedad de la tragedia.  Esa es la razón por la que pocas personas se atreven a cuestionar lo que pasa en el país vecino y muy por el contrario se tiende a brindar solidaridad y respeto a los hermanos venezolanos que tienen que afrontar la  cruel dictadura de Nicolás Maduro.

El periodista Víctor de Currea Lugo, seguidor de la izquierda colombiana, no tuvo problema en abordar un avión e ir para Venezuela hace escasos días. Su objetivo no era solidarizarse con el pueblo venezolano sino minimizar y ridiculizar la crisis venezolana para utilizarla electoralmente en la contienda colombiana. La desfachatez del periodista llegó a tal punto que no tuvo problema en escribir en su cuenta de Twitter que: “Venezuela no es el paraíso, pero tampoco el infierno; la inflación es real, el desabastecimiento relativo y la hambruna no existe”.

Los comentarios malintencionados del periodista colombiano produjeron la indignación del pueblo venezolano que no podían creer el nivel de perversidad y bellaquería del comunicador.  Al “periodista” no le quedó más remedio que huir y cerrar sus cuentas en redes sociales.

Lo anterior demuestra los alcances de la izquierda colombiana. Son ruines y canallas.

Ojalá el pueblo venezolano entienda que la inmensa mayoría de colombianos nos solidarizamos con la tragedia que día a día viven. El accionar del “periodista” lo condenamos y genera todo nuestro repudio. ¡Fuerza Venezuela!

@JoseCuelloB

Publicado: marzo 22 de 2018