Denominé esta columna El Plan Patriota porque estoy convencido de que todo nuestro activismo, más que ocuparse en hablar sobre personas, debe marcar posiciones firmes frente al manejo y viabilidad para Colombia en muchos temas, en situaciones, en lo que está pasando con instituciones como la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y la Federación Colombiana de Educadores (Fecode), por ejemplo.

Sin mayor preámbulo, vamos al grano. Estas dos instituciones son aliadas del socialismo del siglo XXI, de la ultra izquierda colombiana y no responden a la construcción de país, a los intereses colectivos. Colombia necesita revisar el rumbo de estas instituciones.

Sobre la JEP: No ha servido para absolutamente nada, no ha habido recuperación de los bienes de las Farc, con los que se tendrían que reparar a las víctimas. Después de dos años de la existencia de la JEP, no hay una sola condena sobre algún miembro de las Farc, ni siquiera una de esas condenas vulgares e irrisorias que fueron planteadas en el acuerdo. ¿Cómo olvidar la fuga de Jesús Santrich, la negligencia frente alías ‘El Paisa’ y la condescendencia con Iván Márquez?

Adicionalmente, el rigor para elegir sus magistrados y demás funcionarios se ha basado principalmente en los requisitos de odiar a Álvaro Uribe y a las Fuerzas Militares. Sin contar el desperdicio de los recursos públicos en comerciales de televisión con los que ofenden a las víctimas, como en el que Timochenko pide perdón por las “retenciones”. Ahora los secuestros son “retenciones”; que descaro y abuso del erario público.

Esa JEP le ha costado a los colombianos, prácticamente, medio billón de pesos en dos años de funcionamiento. Para el 2020, se le asignó un presupuesto de más de $300 mil millones. ¿Qué es más importante, mantener este chupasangre del erario al servicio del terrorismo o invertir este dinero en políticas sociales? ¿Qué es más importante, ahorcar a los colombianos con impuestos o prescindir de entidades ideologizadas sin ninguna utilidad como la JEP, que más que justicia lo que busca es venganza?

Fecode: Más que formar a los niños de la patria, lo que están formando son activistas de la ultraizquierda. Y aquí cada quien tiene el derecho a tener su ideología, pero los maestros de Colombia están en la labor de mostrar las dos orillas. No es posible que la mayor preocupación sea mostrarles a los estudiantes textos y videos faltos de rigurosidad académica y objetividad, la educación colombiana no puede reducirse a eso.

Los resultados de las pruebas del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA) no hablan bien de la labor de Fecode. Hoy Colombia ocupa en estas pruebas uno de los peores resultados de toda la región. Se han dedicado a hacer paros y convertir a nuestros nuestros niños en su instrumento, los ponen como un mecanismo de chantaje con el que presionan al Estado imponiendo su agenda castrochavista; solo basta con leer sus continuas peticiones al Gobierno, la gran mayoría nada tienen que ver con la educación de nuestros niños y jóvenes.

Necesitamos cambios estructurales en este sentido, esto igual no puede seguir. Claramente, no son los únicos cambios que necesitamos, habrá que revisar muchos más… Entre ellos, eliminar la excesiva burocracia, prescindir de entidades del Estado que no sirven, y disminuir el número de congresistas; disminuir impuestos, buscando un Estado cada vez más liberal, que permita al pequeño empresario sobrellevar la post pandemia; y replantear las relaciones internacionales, empezando por anular toda relación con el país gestor del terrorismo en Latinoamérica llamado Cuba.

El activismo político debe siempre orientar a la búsqueda de cambios estructurales, si no, entonces, ¿para qué la política? La política no es solo para llegar a unos espacios de poder y sentirse cómodo; por el contrario, la política es para sentirse incomodo, el activismo siempre debe apuntar a buscar transformaciones.

Este es solo el inicio de lo que debe ser El Plan Patriota…

@jarizabaletaf

Publicado: junio 28 de 2020