La beligerante columnista Catalina Ruiz Navarro, que se presenta a si misma como una juez investida con la capacidad de sentenciar que el portal LOS IRREVERENTES es “un pasquín”, ha evitado contarles a sus lectores es que sobre ella pesa una grave denuncia en el sentido de que habría plagiado su tesis de grado en la universidad Javeriana.

En efecto, la señora Ruiz Navarro se graduó en el año 2008 de la facultad de filosofía luego de presentar y sustentar un trabajo intitulado “El Caribe como territorio estético y minoritario”.

Un portal de Internet llamado “Plagio S.O.S”, que se dedica a detectar y documentar producciones intelectuales que son plagiados, en agosto del año pasado presentó el caso de la columnista Catalina Ruiz Navarro, aseverando que “presentamos pruebas documentales y evidencias en tabla comparativa de posible plagio sistemático que afectaría a 17 publicaciones previas y 20 autores”.

De acuerdo con la denuncia, que fue remitida desde agosto del año pasado a la universidad Javeriana, las directivas de ese claustro académico “han guardado silencio público en relación con tres aspectos fundamentales: 1) La denuncia pública y documentada presentada por Plagio S.O.S, 2) Las características del contenido del trabajo de Catalina Ruiz Navarro, 3) La responsabilidad y actuación institucional en la PUJ [Pontificia Universidad Javeriana]”.

De acuerdo con las personas que descubrieron el hecho, la tesis de Ruiz Navarro es de 127 páginas y se encontró plagio en 53 párrafos que afectan 40 páginas, es decir el 31% de dicho trabajo contendría apartes que no son de autoría de la señora Ruiz Navarro o que no fueron debidamente citadas, de acuerdo con las normas y reglas que existen sobre el particular.

Algo que ha llamado la atención de los denunciantes de ese grave hecho es que pocos días de haberse elevado la denuncia, misteriosamente la tesis de Ruiz Navarro fue desaparecida. No se encuentra en el denominado Sistema de Bibliotecas Javeriano –SIBJA-. El asunto, ya fue puesto en conocimiento de la Procuraduría General de la Nación.

Este no sería el único caso de plagio de la señora Ruiz Navarro. En noviembre de 2013, ya se había denunciado que ella publicó una columna totalmente plagiada y traducida del inglés al español en el portal de internet Pulzo.com.

Aquella vez, de acuerdo con la revelación hecha por la bloguera y escritora Elsy Rosas Crespo, Ruiz Navarro no tuvo ningún problema es traducir textualmente una columna de Lisa Wade y publicarla como si fuera de su autoría.

Resulta muy grave que una mujer que se presenta como si fuera una pluma autorizada para referirse a ciertos temas, sobre todo para descalificar el trabajo periodístico de medios de comunicación alternativos, sea en realidad una plagiadora recurrente. Pero más grave aún es que la universidad donde se cometió el plagio denunciado, en vez de tomar cartas en el asunto, resuelva esconder las evidencias, restringiendo el acceso a la tesis que la señora Ruiz Navarro presentó para obtener su título de filosofía.

Bueno sería que el ministerio de Educación, que ya tomó cartas en el asunto, llegue hasta el fondo de este asunto, pues como bien lo dice el literal b del numeral 124 del reglamento de estudiantes de la Javeriana, “constituyen faltas gravísimas todas las modalidades de plagio”.

@IrreverentesCol

Publicado: enero 31 de 2018