Las pruebas que pusieron en evidencia el nivel de corrupción del gobierno de Alberto Fujimori, fueron los videos en los que el siniestro Vladimiro Montesinos aparecía entregando ingentes sumas de dinero en efectivo a periodistas, dirigentes políticos y demás líderes de su país, para efectos de lograr que éstos respaldaran al corrompido y criminal régimen fujimorista.

Aquellos fueron conocidos como los Vladivideos, unas piezas que sirvieron para desnudar el nivel de corrupción de Fujimori. Pocas semanas después de su publicación, tanto él como su asesor Montesinos colapsaron. Hoy, purgan largas sentencias.

En Colombia, empiezan a aparecer nuestros propios Vladivideos que prueban que a la izquierda criolla le gusta mover grandes cantidades de dinero en efectivo.

La senadora uribista, Paloma Valencia, en el debate que se adelantó contra el señor fiscal general de la nación, reveló un video de más de 14 minutos en el que aparece Gustavo Petro recibiendo gruesos fajos de plata, en una reunión clandestina.

Nada transparente puede haber en esa transacción, en la que el interlocutor de Petro, un terrorista del M-19, prefirió hacer una grabación clandestina, seguramente a manera de seguro, pues entre los delincuentes la lealtad es algo que nunca ha existido.

Petro ha dicho que era un préstamo. ¿Por qué no se hizo esa transferencia a través de un cheque o de un giro bancario? El hampa, el narcotráfico y las mafias –esas mismas que con tanta vehemencia denuncia el senador Petro Urrego- son las que acostumbran a hacer ese tipo de transacciones oscuras.

Petro no es inmune a la justicia. Él acostumbra evadir la acción de las autoridades, convocando marchas y plantones.

Victimizándose e inventando toda suerte de fantasías, se ha burlado de las sanciones que le han sido impuestas.

Pero ahora, con este video, que debe ser investigado, Petro tendrá que dar explicaciones que sean convincentes. ¿Hay pruebas del supuesto préstamo? Si es así, urge que haga públicos los pagarés y, por supuesto, los soportes del pago del mismo.

Gustavo Petro es un delincuente irremediable. A pesar de la amnistía con fue cobijado, al parecer ha seguido violando la ley y este video valerosamente publicado por la senadora Valencia Laserna, es prueba de ello.

Urge entonces que se investigue y se determinen todos los hechos que rodean a este escandaloso video y que se esclarezca si la persona que le entrega ese dinero a Petro se llama Juan Carlos Montes, antiguo terrorista del M-19 y quien fue contratista de su alcaldía.

Grave, muy grave lo que se observa en el demoledor video publicado por Paloma Valencia. Es hora de que Petro brinde explicaciones concretas frente a este hecho que lo compromete. Acá se necesita claridad y no una nueva marcha que termine en actos violentos, como las que acostumbra convocar el cabecilla de la denominada Colombia Humana.

@IrreverentesCol

Publicado: noviembre 29 de 2018