Uribe fue seguidor del socialismo, pero con esta visión: “No soy partidario del socialismo de abajo para arriba que niega la propiedad, ataca el capital, denigra la religión, procura subvertir el orden legal y degenera, con lamentable frecuencia, en la propaganda por el hecho; pero declaro profesar el socialismo de arriba para abajo, por la amplitud de las funciones del Estado…”   

Resumen de Otto Morales Benítez, primera parte: 

“La vida de Uribe Uribe tiene un acento nacional. No es un primario impulso el que nos congrega en torno a sus enseñanzas. Él dejó de ser un paladín sectario, para convertirse en una flama encendida de amor patrio. Él tiene ribetes de apóstol. Su carácter, su reciedumbre en la lucha, su devoción por su partido, su hondo fervor por Colombia, su amorosa inclinación por el hogar, su continua dedicación a los problemas públicos, le dan un marco de grandeza que tiene destellos de mística adhesión popular. Su nombre es símbolo y este se confunde con la misma patria.

Estuvo vinculado a publicaciones, desde muy joven. El oficio nobilísimo de transmitir su pensamiento, lo cumplió con religiosa entrega a los colombianos. Con alcance de apostolado. Cada pagina suya tiene una connotación pedagógica. Las pensó y las publicó con la patria como espejo, para poder mirarse en ella sin sonrojo. Así fue de limpia su obra intelectual y su actitud humana.

Comenzó como redactor de La Consigna, en 1882, al lado de don Fidel Cano. En 1884, dirige El Trabajo. En 1886, La Disciplina y El Autonomista. En 1911, fundó El Liberal. Colaboró en El Republicano, El Relator, El Nuevo Tiempo y en otra multitud de publicaciones que iban modelando la conciencia publica del país. Su vocación se inclinaba para descubrir los apremios sociales que agobiaban a los menesterosos. Su prédica, invariablemente, fue de carácter social. Poco, por cierto, se han utilizado los materiales periodísticos de Uribe Uribe. Aún nos debatimos en contradicciones, pues no conocemos bien nuestro desarrollo cultural. José́ Luis Romero enunciaba una consideración que tiene validez para Colombia: «Sin duda es cierto casi todo lo que sabemos de la historia política de Latinoamérica; pero no es nada más que una parte de la verdad, y acaso la más superficial».

Aprovecho esta oportunidad para contar parte de mi cercanía con Uribe Uribe. La primera, mi identidad política. Por esta solidaridad, tuve necesidad de conocer su pensamiento. No me tranquilicé con repetir la frase de que el liberalismo debía abrevar en las fuentes del socialismo. Desde el año 60, me dediqué a reunir sus páginas. Ha sido labor lenta, difícil. Pero creo tener casi la totalidad de lo esencial de su pensamiento. Considero que es bueno que se sepa en qué consiste este archivo: se ha publicado un libro; El pensamiento social de Uribe Uribe. Una edición en mimeógrafo cuando dirigí el Ministerio del Trabajo y, después, la segunda, que la publicó la Gobernación de Antioquia a través del Centro Cultural Rafael Uribe Uribe. En ese texto, demuestro que él fue el precursor del derecho del trabajo.”

Continuará.

El Rincón de Dios

“La fe mueve montañas, el amor fronteras, y la oración la mano de Dios”

@rafuribe

Publicado: agosto 30 de 2019