A mis 41 años no había visto nunca una cosa parecida. El domingo pasado la democracia colombiana fue mancillada. Todo por cuenta de la Registraduría que al parecer no acató que debía mandar a imprimir 36 millones de tarjetones para la consulta que buscaba escoger candidato a la Presidencia entre los doctores Marta Lucía Ramírez, Iván Duque y Alejandro Ordóñez.

El día de las elecciones empezó muy animado. O al menos hablo por mí. Yo fui a votar temprano y en el puesto de votación vi más gente que en elecciones pasadas. De pronto, como por arte de magia, los tarjetones para la mencionada consulta se acabaron en varios puntos de Bogotá y de otras ciudades como Medellín.

De pronto, también, el buenazo del registrador nacional, Juan Carlos Galindo, apareció ante las cámaras de televisión a solucionar el problema: dijo que le sacaran fotocopias a los tarjetones y asunto arreglado.

La verdad es que el doctor Galindo lo hace reír a uno. La solución a semejante problema me hace acordar de un personaje del que mi padre me habló varias veces. Nunca lo conocí. Se llamaba Manuel Antonio Goyeneche y tenía ideas geniales.

Por ejemplo, pavimentar el río Magdalena. En su concepto, solo se requería el cemento porque el agua y la arena ya estaban ahí. También, para evitar inundaciones en Bogotá, propuso construir una marquesina del tamaño de la ciudad.

Señor Registrador: en cabeza de quién puede caber que se les tomen fotocopias a los tarjetones porque el papel no alcanzó. La verdad, doctor Galindo, yo también -como Goyeneche y usted- me mando a veces ideas brillantes. Aquí va una y gratis: renuncie. Es lo mejor que puede hacer por el bien del país.

En mayo, y seguramente en junio, Colombia celebrará elecciones presidenciales y usted no es garantía de nada para tan importantes eventos. Qué tal que cuando eso suceda usted nos salga con el cuento de que es mejor no hacer elecciones para evitarle un gasto innecesario al erario. O que todos los jurados en el país se enfermaron el día de los comicios. O que es mejor suspender las votaciones hasta que la Selección de Colombia asegure su paso a los octavos de final del Mundial de Rusia.

Pero bueno, dejemos al registrador con sus líos. Ya nos sorprenderá con otra de sus brillantes soluciones. Lo cierto es que miles de colombianos se quedaron sin votar el domingo por un descuido de la Registraduría. Ese incidente de los tarjetones, mínimo, da para una investigación disciplinaria.

Para mi gusto, los resultados de las elecciones parlamentarias dejaron cosas más que positivas. Por ejemplo, los 16 escaños al Senado de Cambio Radical. El movimiento de Vargas Lleras les tapó la boca a las encuestas. Ahora Vargas Lleras luce renovado y no tengo duda de que por lo menos estará en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

Positivo también la votación obtenida por Iván Duque en la consulta de la centroderecha. El pupilo de Uribe sacó más de cuatro millones votos. Sin duda una cifra envidiable que debe tener bien preocupados a sus rivales.

Duque, adicionalmente, le metió a Petro, que también participaba en una consulta, una diferencia de más de un millón de votos. Eso quiere decir que las posibilidades de Petro frente a Duque son casi que inexistentes. Por eso no tengo duda de que la Presidencia la disputarán Vargas Lleras y Duque.

Otro punto para resaltar de las elecciones del domingo. En una columna pasada, en este mismo espacio, le habíamos sugerido al ex presidente Uribe que no cometiera el error de abrir la lista al Senado del Centro Democrático. Pues bien, el ex mandatario no nos escuchó y la verdad es que se pifió. En los comicios de 2014 consiguió puesto en el Parlamento para 20 senadores. El domingo, si bien tuvo la votación más alta del país, solo sacó 19.

Y también lo habíamos advertido: qué tal que un hombre de las calidades de José Obdulio Gaviria se quede por fuera por un puñado de votos. Pues infortunadamente acertamos: la votación de José Obdulio fue la vigésima en el Centro Democrático y clasificaron 19 candidatos. A José Obdulio le faltaron 1.000 votos para ratificar su curul. Hará mucha falta en el próximo Congreso. El Centro Democrático perdió a un senador excelente, pero -creo yo- Iván Duque ganó un aliado y consejero envidiable en su carrera por la Casa de Nariño.

@CancinoAbog

Publicado: marzo 13 de 2018