Análisis de Camilo Rubiano

La semana que pasó, el Presidente Duque estuvo personalmente en el Congreso de la República radicando el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022, denominado “Pacto por Colombia”. Este gran pacto, que fue construido directamente con las comunidades, yendo al territorio como ha sido característica de este gobierno.

A través del diálogo continuo y permanente, que se ha dado en el marco de los talleres Construyendo País, en las mesas regionales del DNP y de las distintas entidades, se logró recoger insumos importantes que permitieron construir políticas públicas muy ambiciosas tendientes a solucionar graves problemas sociales, reactivar la economía y darle oportunidades por igual a todos los colombianos. 

En ese sentido, con este Plan de Desarrollo, el Presidente Duque buscará activar la economía y de esta forma dinamizar la generación de empleo en el territorio nacional. La apuesta que se tiene, es la de reducir al 7.9% el desempleo, generando en los próximos cuatro años cerca de 1.6 millones de nuevos empleos. De lograrlo sería la cifra más baja en la historia del país. 

Así mismo, el gobierno buscará una reducción significativa en los índices de pobreza y los de la extrema pobreza. Respecto al primer indicador, se buscará que salgan cerca de 2.9 millones de colombianos y frente al segundo 1.5 millones. De esta forma, el gobierno busca disminuir la desigualdad y generar mayor equidad en el país. El compromiso del gobierno frente a la lucha contra la pobreza, se ve reflejado en los capítulos especiales que contiene ese Plan, respecto de los territorios más golpeados y con graves problemas sociales, como lo son Tumaco, Chocó, Buenaventura y La Guajira. 

Respecto a la educación, uno de los mayores compromisos del Presidente Duque, el documento del Plan ratifica su obsesión en esta materia. La inversión en la educación será la más alta y se ubicará en $216 billones de pesos, de esta forma se buscará ampliar la jornada única y así llegar a 1.8 millones de estudiantes. 

El sector agropecuario, también volverá a ser protagonista en la agenda nacional y dejará de ser la cenicienta que fue en la anterior administración. La inversión en bienes públicos crecerá y en este sentido habrá programas tendientes a generarle competitividad y rentabilidad al productor del campo. La construcción y adecuación de distritos de riego, infraestructura vial terciaria y secundaria, son algunas de las apuestas del gobierno en materia de bienes públicos. Así mismo, con el programa de Agricultura por Contrato, el ministerio de Agricultura buscará vincular a cerca de 300.000 pequeños productores y de esta forma darles la seguridad de que sus cosechas tendrán un comprador, con precios justos y de esta forma, no estén sujetos a los especuladores. 

En conclusión, este Plan Nacional de Desarrollo sin lugar a dudas, rescatará al país del grave estado en que lo dejó la administración anterior. Le apostará a la política social y a la educación, le devolverá al sector agropecuario la importancia histórica que tiene en el pais. Buscará que el Estado, sea eficiente en el gasto y trabaje más con menos. El Presidente Duque, con este Plan, tiene un gran reto y es nuestro deber, acompañarlo, rodearlo y apoyarlo. 

@camilorubianobe

Publicado: febrero 12 de 2019