Dos eventos relevantes marcaron la pauta a nivel internacional durante la semana pasada.

El primero de ellos, correspondió a la visita del presidente de Francia, Emanuel Macron, a los EE.UU. Recibido como Jefe de Estado durante su visita de tres días donde el glamour  lo puso la señora de Donald Trump, Melania, quien con su porte,  su elegancia, sus vestidos, sus sombreros parecía más bien una mujer de la realeza inglesa.

A su vez, la elegancia de Macron con sus trajes oscuros sobre camisa blanca y corbata oscuro. Es que no hay nada más elegante que lo clásico en el vestir. Tanto Melania, como Macron, supieron llevar la elegancia en todos los eventos a los que asistieron juntos robándose el show ante las cámaras.

Contrastó, eso sí, los afectuosos saludos tanto de Macron, como de Trump, frente al contenido del discurso del presidente francés en el Congreso. La alocución de Macron coincidió con el aniversario No 58 del discurso del entonces presidente De Gaulle.

En efecto, el presidente francés solamente tuvo un punto de encuentro con Trump en la agenda correspondiente al terrorismo y la seguridad mundial.

Macron, comenzó su discurso agradeciendo y elogiando a su par estadounidense. Hizo hincapié en la importancia de la relación entre Estados Unidos y Francia, una relación forjada desde el comienzo.

Durante su discurso, Macron mencionó que el aislamiento no es el camino en el siglo XXI. Presionó para que los EE.UU se involucren más en los asuntos globales, tales como el cambio climático y el acuerdo de Paris.  Defendió el acuerdo con Irán, acuerdo que ha recibido fuertes críticas de parte del presidente Trump en las últimas semanas a raíz de los últimos ataques con gases químicos en Siria.

Según Samantha Vinograd, analista de seguridad nacional de CNN. La amistad de Macron con Trump tiene su costo, Macron intenta posicionarse como mediador global, incluso frente a los palestinos, los sirios, los rusos, los libaneses, y a nivel personal, querrá que usted reconozca su papel”.

Macron mencionó, además: “Podemos construir el orden mundial del siglo XXI basado en un nuevo multilateralismo racial, en un multilateralismo más efectivo, responsable y orientado a los resultados”.

Curiosamente, la visita de Macron tuvo un gran despliegue mediático mientras que la de la canciller alemana Merkel, el viernes de la misma semana, no lo fue tanto.

Macron, de 41 años, y se quejan de Duque, se robó el show en su visita a los estudiantes de la universidad de George Town.  Con un lenguaje sencillo disertó sobre las amenazas y los nuevos retos de los jóvenes en el siglo XXI.

El segundo evento internacional importante correspondió a la visita del presidente de facto de Corea del Norte, Kim Yun Un a su homólogo de

Corea del Sur Monn Jae In. Tras una serie de acercamientos previos entre el presidente Trump y el presidente chino Xi Jin Pen, se dio una visita secreta del líder norcoreano a la China en la cual se anunció un posible encuentro entre los dos líderes.

De las expectativas a la realidad. Los dos líderes se encontraron en el famoso punto de demarcación militar entre las dos coreas, algo así como el famoso punto Charly entre las dos Alemanias durante la guerra fría. Con un apretón de manos sellaron su intensión de desnuclearizar las dos provincias con el fin de evitar un conflicto de grandes proporciones.

Según Isidre Ambros, “se han comprometido este viernes a cooperar para poner fin a una guerra de siete décadas este año y buscar la “desnuclearización completa. Las dos Coreas “declaran el final de los 65 años transcurridos desde el armisticio” y apuestan por sustituir éste por “un tratado de paz”.

No se tiene claro, sobre las  verdaderas intensiones del líder Kim Jun – así como nunca se tuvieron claras las verdaderas intenciones de las Farc y el gobierno de JMS – porque durante el período conocido como la Detente durante la guerra fría a mediados del siglo XX cuando los rusos estaban al borde del KO siempre llamaron a un diálogo con occidente con el fin de presionar a los norteamericanos para bajar la tensión. Tiempo después, las cargas se nivelaban. ¿Será que líder Kim Yun está ganando tiempo? ¿O serán verdaderas sus intensiones de paz?

Puntilla: Mientras tanto, el locuaz Humberto de la C comenta que son Duque y Uribe quienes hacen trizas los acuerdos de paz con las Farc, así o más cinismo. Según el mismo De la Calle, “yo tengo tres veces más experiencia que Duque”, brillante. No, nos vuelvas a engañar, Humberto.

@RaGomezMar

Publicado: mayo 1 de 2018