Las autoridades investigan el origen de un lujoso yate que Ñoño Elías compró en tiempos en que Odebrecht sobornaba funcionarios.

En la sala penal de la Corte Suprema de Justicia reposan 9 procesos contra el senador santista Bernardo Miguel Elías, más conocido como El Ñoño. Gracias a su poder, éstos han dormido el sueño de los justos, a pesar de la contundencia de muchas evidencias que pesan en su contra por delitos graves como el constreñimiento a electores y vínculos con estructuras armadas ilegales.

En casi todos los escándalos de corrupción que se han destapado en la costa caribe, particularmente en el departamento de Córdoba, el nombre del senador Elías aparece mencionado. Sin embargo, su poder político ha aumentado de manera exponencial.

Ñoño llegó al Capitolio nacional en 2006 como representante a la Cámara, luego de haber obtenido una copiosa votación, heredada de su tío el expresidente del Congreso, Jorge Ramón Elías Nader –condenado en el proceso 8000- y de una oscura alianza política con el grupo de chanceros liderado por la condenada Enilce López, alias La Gata.

Con poco más de 40 mil votos, Ñoño se inauguró como congresista. Paradójicamente, le correspondió la curul que en el salón elíptico ocupó su suegro Erik Morris, quien salió del escenario político como consecuencia de una condena que le impuso la Corte Suprema en el marco de la denominada parapolítica.

Desde entonces, la empresa electoral del Ñoño se ha convertido en una de las más eficaces, pero cuestionadas del país.

A Bernardo Elías lo rodea una de las castas políticas más corruptas de Colombia. Su padre, Bernardo Elías Nader, quien es arquitecto y contratista del Estado, estuvo preso en la cárcel de Sincelejo luego de haber sido acusado por el robo de un contrato de pavimentación en el corregimiento de Los Cayos, en Sucre.

Otra de las grandes promotoras de su carrera política es la excongresista, Zulema Jattin.

El enlace con Odebrecht

Una de las personas más cercanas al capturado Otto Bula es, precisamente, el senador Bernardo Ñoño Elías. De hecho, junto al también congresista por Córdoba Mussa Besaile Fayad, fueron los portavoces en el congreso de la operación de corrupción puesta en marcha por Odebrecht a través de Otto Bula, para lograr que el gobierno no se atravesara a la adición de 900 mil millones de pesos para la construcción de la carretera entre Ocaña y Gamarra, obra que es la punta del iceberg del escándalo Odebrecht que amenaza con llevar a la cárcel a un número significativo de funcionarios del gobierno de Juan Manuel Santos y que tiene en serios aprietos a las exministras Gina Parody y Cecilia Álvarez.

De acuerdo con información que está en poder de la Fiscalía General de la Nación, el senador Bernardo Elías jugó un papel de primera línea presionando desde la comisión tercera –de asuntos económicos- al ministro de hacienda, Mauricio Cárdenas para que le diera vía libre a las vigencias futuras con las que la nación financiaría la carretera entre Ocaña y Gamarra. Y aquello, en criterio de uno de los investigadores con quien hablaron LOS IRREVERENTES, “fue un mandado que el senador Bernardo Miguel Elías le hizo a los directivos de Odebrecht”.

Así mismo, este portal pudo establecer que el contratista monteriano Hernando Vergara, socio de Andrés Giraldo (sobre este caso puede leer “Las triquiñuelas de Andrés Giraldo”) es cercano al grupo del senador Elías, al punto de que su hermano Mauricio Vergara Franco fue nombrado, por recomendación del congresista, en la gerencia de la empresa de licores de Córdoba, Licosinú.

Andrés Giraldo en los últimos años se ha dedicado a la promoción de proyectos para la construcción de acueductos en La Guajira con el respaldo y patrocinio de congresistas costeños santistas, entre ellos Ñoño Elías.

Aquello pone de presente un elemento que hasta ahora no se había tenido en consideración: la llave integrada por Giraldo y el exgerente de la campaña de Santos Roberto Prieto con el grupo político de Bernardo Ñoño Elías, considerado por la justicia colombiana como uno de los principales articuladores de la operación corrupta de Odebrecht.

LOS IRREVERENTES tuvieron acceso a una información que apunta a que en cualquier momento la Corte Suprema de Justicia anunciará la apertura de una investigación contra El Ñoño. Será el décimo proceso en el que estará envuelto el legislador y, seguramente, éste no quedará engavetado como los otros expedientes en los que figura su nombre.

Se investigará información delicada sobre los bienes adquiridos por el congresista en los tiempos en que Otto Bula movía miles de millones de pesos de Odebrecht para el pago de sobornos. Las autoridades, con información proveída por una agencia de inteligencia de los Estados Unidos, están concentradas en conocer los detalles relacionados con un lujoso yate que el senador Elías adquirió y que estaría registrado a nombre de un tercero.

Así mismo, Elías se verá obligado a responder por los miles de millones de pesos que invirtió en su reciente campaña para reelegirse como senador de la República.

Uno de los aspectos que más ha llamado la atención de los investigadores es el crecimiento vertiginoso en el número de votos a favor de Bernardo Elías entre 2010 y 2014, cuando pasó de 74.247 sufragios a 140.143.

@IrreverentesCol

Publicado: febrero 23 de 2017