El próximo 20 de julio se instala el nuevo Congreso, el cual llega cargado de detalles, como lo es la disminución de las bancadas de los partidos tradicionales y/o que fueran mayoría durante el gobierno de Santos. También se contará con la participación de los integrantes del brazo político de Farc, quienes sin haber confesado sus crímenes ni haber sido juzgados tomarán posesión aquel día. Por otro lado, la bancada de gobierno, el Centro Democrático, llega con personas nuevas y frescas, que con seguridad, y eso deseamos de todos los congresistas, cumplirán un papel vital en favor de la institucionalidad y la democracia. A su vez estarán personas como el señor Petro y compañía, de quienes se anhela lleven a cabo un rol equilibrado y veraz, ojalá no se quede en deseos. Estos, y otros aspectos realzan el interés en la opinión pública y hacen al nuevo Congreso más atractivo para sintonizarlo en nuestros televisores.

También ese día se elegirán las nuevas mesas directivas, tanto de la plenaria de Senado como la de Cámara, e igualmente de las distintas Comisiones que conforman el Congreso como tal. Ya se escuchan las quejas de los politiqueros de siempre pidiendo participación. En lo personal, me parece que las tres hojas de vida de los Senadores del Centro Democrático, como lo son, la doctora Paola Holguín, la exministra María del Rosario Guerra y la del doctor Ernesto Macías (que son los más opcionados a ocupar la presidencia del Senado), llenan todos los requisitos, cualquiera que fuese de los tres el elegido desarrollaría una presidencia excepcional. Debo confesar que mis deseos como ciudadano y militante, son por la Senadora Paola Holguín, por quien guardo profundo aprecio y admiración.

Y claro, no menos importante, la responsabilidad que tiene este nuevo Congreso de llevar a cabo las grandes y necesarias reformas al país y a la normatividad que favorezcan al ciudadano de a pie, a ese mismo ciudadano que hoy se siente abandonado y olvidado, y no que premien a unos pocos o blinden a los corruptos. La reforma económica, política, en materia de justicia, deporte, cultura y demás, son vitales y urgentes para avanzar, ahora sí, por la senda de la legalidad y el emprendimiento, y por ende hacer resurgir a Colombia de las cenizas, cual ave fénix, para que seamos nuevamente ejemplo regional e incluso mundial en materia de avances y equilibrio.

La tarea no es fácil, el ejecutivo y legislativo deberán trabajar mancomunadamente, y bajo el liderazgo de nuestro Presidente Duque, su capacidad de escucha y trabajo, de seguro será así. Dios bendiga a nuestro pueblo y coloque los intereses superiores de la patria por encima de los intereses personales en los corazones de nuestros políticos, que son quienes dirigen los designios de nuestra amada Colombia.

@AndresSaavedra_

Publicado: julio 19 de 2018