León Fredy Muñoz fue capturado en el año 2018 con un alijo de cocaína en el aeropuerto de Rionegro. 

Acababa de ser elegido como representante a la Cámara por el partido Verde -regentado por Claudia Nayibe López y Sergio Fajardo-. Fue imputado por el delito de tráfico de estupefacientes y, una vez tomó posesión de su cargo en el Congreso de la República, su proceso fue remitido a la politizada y altamente cuestionada sala de instrucción de la corte Suprema, célula integrada por supuestos magistrados que, en la práctica y con una o dos excepciones, son unos activistas políticos que ejercen su cargo con sesgos y sin rigor jurídico de ninguna naturaleza.

No se trata de un delito menor. Un congresista traficando cocaína es un escándalo mayúsculo en cualquier lugar del planeta, menos en Colombia. 

La sala de instrucción no vio nada delicado en la conducta del fajardista Muñoz y resolvió adelantar la investigación sin disponer la privación de la libertad de ese traficante de estupefacientes. 

La determinación de los magistrados fue absurda. Mientras ratificaba la libertad de León Fredy Muñoz, que fue capturado con el alcaloide en su maleta, ordenaba la detención -secuestro- del presidente Uribe, con fundamento en el testimonio de un falso testigo, debidamente sobornado y libreteado por senador de las Farc Iván Cepeda Castro, alias ‘Don Iván’. 

No es la primera vez que la corte suprema dispone la libertad de un congresista íntimamente ligado con el narcotráfico. Valga recordar que ese tribunal ambientó y facilitó la fuga del capo de las Farc, alias ‘Jesús Sántrich’ por quien la justicia americana ofrece una recompensa de U$10 millones de dólares. 

A pesar de las graves evidencias que pesan contra el narcotraficante fajardista León Fredy Muñoz, los magistrados de instrucción resolvieron acusarlo ante la sala de juzgamiento de primera instancia sin disponer su encarcelamiento. 

Así las cosas, los magistrados, entre quienes se encuentra el cuestionado contratista de Santos, el corrupto Cesar Augusto Reyes Medina -íntimamente ligado con el ‘cartel de la toga’- están allanando el camino para que el parlamentario de los Verdes emprenda la fuga. 

Curiosamente, Muñoz, como ‘Sántrich’, está diciendo que el proceso en su contra es un montaje -entrampamiento en lenguaje de la mafia- y que la cocaína hallada en su poder fue introducida en su equipaje sin su conocimiento, una explicación risible que ni los magistrados izquierdistas de la corte suprema pudieron creer. 
El episodio de ese narcotraficante, además de indignante, es una prueba del sesgo y la falta de coherencia de los magistrados de la sala de instrucción que ordenan la detención de congresistas desafectos -como sucedió en el caso del señor expresidente Uribe-, mientras que permiten que mafiosos de altísima peligrosidad -como ‘Sántrich’ y León Fredy Muñoz- permanezcan en libertad por si se les antoja fugarse. 

@IrreverentesCol

Publicado: diciembre 7 de 2020