LOS IRREVERENTES tuvieron acceso a documentos que prueban que en la campaña de Samper, Roberto Prieto recibió dólares en efectivo.

Como recientemente recordaron LOS IRREVERENTES, en una diligencia de indagatoria rendida en julio de 1995, el extesorero de Ernesto Samper, Santiago Medina, reveló detalles fundamentales de la financiación ilegal de la campaña del exmandatario liberal.

En aquella declaración, Medina reveló que parte del dinero entregado por el cartel de Cali, le fue entregado a Roberto Prieto, quien era el encargado de manejar los recursos para la publicidad de la campaña.

En efecto, en esa época, Prieto era propietario de la empresa Radiodifusores unidos S.A, compañía que manejó cerca de $1780 millones de pesos para pautar en radio y televisión.

Este portal tuvo acceso a un par de piezas que hicieron parte del expediente del proceso 8000. Se trata de declaraciones rendidas por Roberto Prieto ante la Fiscalía General de la Nación y el consejo electoral, en las que él reveló la forma poco ortodoxa como manejó los dineros de la campaña samperista.

Al parecer, desde aquellos tiempos, Prieto tenía la costumbre de mover millonarias sumas de dinero sin mayores rigores, tal y como hizo en las campañas de Juan Manuel Santos de 2010 y 2014.

El 21 de agosto de 1996, Prieto fue citado a rendir testimonio ante el consejo nacional electoral. En la comparecencia, ante el entonces magistrado Alfonso Guzmán Guzmán, Prieto reconoció una serie de manejos a todas luces irregulares que son copia idéntica de los hechos que ahora tienen enredado a Juan Manuel Santos.

En aquella campaña, se cuestionaba el ingreso de dineros del cartel de Cali y en las de Santos, la financiación ilícita por parte de Odebrecht.

Pero hay elementos comunes. En la diligencia, Prieto expuso detalladamente los montos que la campaña de Samper había invertido en publicidad. Al respecto, el magistrado investigador le preguntó: “Sírvase manifestar al despacho, ¿en qué forma recibió usted los pagos de la campaña [de Ernesto Samper]?”. Prieto respondió: “Me pagaron en cheques expedidos por la asociación Colombia moderna, en cheques de gerencia y en cheques corrientes girados a terceros, más un cheque de $70 mil dólares girado por María Paulina Espinosa de Gnecco y $30 mil dólares en efectivo. Así me pagaron ellos”.

Al parecer, a Prieto poco le importó un hecho que a cualquier persona le generaría sospechas: que una campaña presidencial maneje dólares en efectivo y mucho menos le importó recibir esos recursos de origen mafioso.

Un año antes de esa declaración, el 20 de septiembre de 1995, Prieto le remitió un oficio a la Fiscalía General de la Nación en el que explicó de forma detallada el manejo de los dineros de la publicidad en la campaña samperista.

En esa comunicación, Prieto escribió que “reitero, que dadas las características del negocio de la publicidad y la inmediatez con la cual debíamos actuar, pues así lo exigía la campaña Samper Presidente, y lo han exigido todas las campañas a las cuales le hemos prestado nuestros servicios, la mayoría de transacciones se hacen de palabra…”.

Desde 1994, Roberto Prieto tiene un modelo de trabajo que le permitió facilitar el triunfo de Ernesto Samper y en 2010 y 2014 el de Juan Manuel Santos, consistente en ordenar publicidad sin rigor alguno y cerrando los negocios “de palabra”, sin que medie contrato o control alguno.

En la campaña de Santos, también informalmente, cuadró todo para que Odebrecht pagara por fuera de Colombia $400 mil dólares, por 2 millones de afiches.

Así mismo, el doctor Prieto, que reivindica su honorabilidad y transparencia, tiene una increíble proclividad a manejar importantes sumas en efectivo: en los tiempos de Samper, reconoció haber recibido $30 mil dólares y, en la reelección de Santos, dice Otto Bula, le fue entregado, a través de un testaferro, el famoso maletín con un millón.

@IrreverentesCol

Publicado: marzo 23 de 2017