LOS IRREVERENTES indagaron porqué el controvertido juez sexto civil de Bogotá maneja grandes sumas de dinero en efectivo.

No siempre funciona la fórmula utilizada por los incrédulos del “piensa mal y acertarás”. Desde que empezó el pleito de Hyundai Colombia por cuenta de la llegada al país del grupo de la familia El Juri para asumir la administración de la marca en reemplazo de Carlos Mattos quien llevaba 20 años al frente de la misma, en los medios de comunicación empezó a tenderse un manto de duda sobre la integridad de un juez que emitió un fallo a favor del industrial colombiano.

Se trata del juez sexto civil de Bogotá, Reinaldo Huertas, que concedió unas medidas cautelares favorables a Carlos Mattos quien hace un par de meses insistía en reivindicar su derecho a comercializar los vehículos Hyundai mientras no se encontraba una solución definitiva en el pleito que por aquellos días sostenía con los El Juri.

Llamó la atención que el juez Huertas hubiera comprado un carro de 75 millones de pesos en efectivo, por los mismos días en que fueron falladas las medidas cautelares a favor de Mattos.

De inmediato empezaron las suspicacias. ¿De dónde salió el dinero para comprar ese vehículo? ¿Acaso hubo un soborno de por medio?

LOS IRREVERENTES, durante más de un mes y medio se dieron a la tarea de averiguar por las finanzas y el patrimonio del juez Huertas para efectos de encontrar la verdad detrás de este episodio.

A finales de 2015 el juez Huertas quiso invertir sus ahorros en un apartamento de 72 metros cuadrados en un edificio ubicado en el sector denominado Villa del Pilar, en la ciudad de Manizales. Por ese apartamento, Huertas pagó $181.688.180 millones de pesos, tal y como se lee en la promesa de compraventa suscrita el 6 de noviembre de 2015.

Para pagar ese apartamento, el BBVA le hizo un préstamo de 110 millones de pesos y el resto lo canceló con dinero que tenía de sus ahorros, de sus censantías y de un préstamo de 15 millones de pesos que tramitó en la cooperativa de la rama judicial.

bbva-1

Cata de aprobacioón del crédito concedido por el BBVA

Mucho se ha dudado de la versión que le juez ha dado respecto de porqué maneja tanto dinero en efectivo. Su explicación apunta a que él así lo prefiere para efectos de comprar divisas para ayudar al sostenimiento de sus hijos en el exterior. Indagando al respecto, este portal tuvo acceso a algunos certificados que demuestran que efectivamente el juez Huertas sí ha hecho transferencias en dólares a una cuenta a nombre de su hijo Pablo Felipe Huertas Carmona quien vive en New Smyrna, Florida.

citi-2

Copia de uno de los giros enviados a su hijo

La principal duda sobre la honestidad de Huertas se alimenta con el hecho de que hubiera comprado un carro marca Mazda a los pocos días de haber proferido las medidas cautelares a favor de Mattos. La sospecha aumenta por cuenta de que él pagó en efectivo los 75 millones de pesos que costó el vehículo.

“Piensa mal y acertarás”… Pero en este caso, el juez tiene cómo explicar el origen de ese dinero. En marzo de 2016 su medio hermano Carlos Andrés Hernández, tal y como certificó un contador público, le pagó una vieja deuda de $70.500.000 pesos. Y esa plata, explica el juez Huertas, fue cancelada en efectivo y fue la misma que utilizó unos meses después para pagar el vehículo que tanta suspicacia ha generado.

contador-2

Certificación del contador.

Si Huertas manejó parte de sus ahorros en efectivo, ese es problema de él. Le corresponderá a la DIAN verificar si esos dineros fueron reportados o no en la declaración de renta, pero el simple hecho de guardar plata en efectivo, siempre y cuando existan los soportes del origen de ella no es delito. Así mismo, al hacer el cruce entre los ingresos y egresos del juez, queda claro que en lo que se refiere al carro que adquirió el origen de ese dinero es uno y solo uno: el pago de la deuda que con él tenía su hermano medio.

@IrreverentesCol