Admirable el desempeño que ha tenido el candidato del Centro Democrático a la presidencia de la República, Iván Duque, quien en pocas semanas pasó de una intención de voto del 5 o 6% a encabezar todos los sondeos de opinión.

Aquel es un fenómeno político sin precedentes. De mantenerse esa tendencia, faltando aún más de dos meses para la elección presidencial, no es descabellado prever que Duque repita la hazaña de Uribe en el año 2002 y se imponga en la primera vuelta.

La candidatura de Duque, que como cualquier ejercicio político ha tenido dificultades y tropiezos, ha sido exitosa desde el comienzo. Poco a poco ha logrado unir los distintos sectores del Centro Democrático alrededor suyo. La última adhesión significativa fue la del exgobernador de Antioquia y gran elector en aquel departamento, Luis Alfredo Ramos Botero quien se sumó a la candidatura uribista en un acto multitudinario en la ciudad de Barranquilla.

Faltando una semana para que se cumpla la consulta de la coalición del NO, dos encuestas distintas ubicaron a Duque a la cabeza en la intención de voto, tanto en las elecciones presidenciales, como en la emulación interna que tendrá con el exprocurador Alejandro Ordóñez y la aspirante pastranista, Marta Lucía Ramírez.

Por un lado, la de Cifras y Conceptos, concluyó que Duque empató en el primer lugar con el candidato chavista Gustavo Petro. Dicha encuesta refleja un elemento bastante significativo: el aumento del candidato uribista en los últimos 30 días, observando un crecimiento de 14 puntos porcentuales.

A dicho sondeo se suma el de la firma del liberal Carlos Ariel Sánchez, Guarumo, que es aún más concluyente: Duque toma la delantera con una intención de voto del 23.6%, frente al chavista Petro que obtuvo el 23.1%.

Sergio Fajardo, que hace pocas semanas lideraba todas las encuestas, observó una estruendosa caída. Según Guarumo, su intención de voto es de tan solo el 8.1%. Aquel desplome se debe a múltiples factores. El primero, su estilo gaseoso que le impide fijar una posición clara y concreta sobre cualquier tema de la vida nacional. Otro elemento que marchita irremediablemente la candidatura de Fajardo es, sin duda, la designación de la agresiva Claudia Nayibe López como fórumla a la vicepresidencia.

El vicepresidente debe ser una persona con vocación de gobernante. Será quien reemplace al presidente ante sus faltas temporales o absolutas. ¿Alguien puede imaginarse a Colombia gobernada por la intemperante Nayibe López, mujer movida por los odios y las pasiones, calumniadora enfermiza que apela al peor de los tonos barriobajeros para enfrentar a quienes discrepan de sus ideas?

Respecto a la consulta de la coalición del NO, las cifras reveladas por la encuesta de Guarumo son las siguientes:

  • Duque: 72.3%
  • Marta Lucía Ramírez: 21.7%
  • Alejandro Ordóñez: 6.0%

El próximo domingo 11 de marzo, cuando se cierren las urnas y revelen los resultados de las mismas, el mapa político colombiano quedará completamente reconfigurado. La gran incógnita que hoy ronda en la cabeza de los analistas tiene que ver con el número de curules que obtendrá el Centro Democrático, cuya lista al senado encabeza el presidente Uribe. Todas las encuestas coinciden con que el CD será la colectividad más votada de Colombia. Se da por descontado que su presencia en Senado y Cámara de Representantes aumentará. ¿Cuántas curules de más tendrá el uribismo durante el cuatrienio venidero? Para evitar fraudes y trampas, además de votar, resulta fundamental que los electores del uribismo se sumen a la campaña promovida por LOS IRREVERENTES, #CuidaTuVoto en la que se invita a los uribistas a inscribirse como testigos electorales durante la jornada electoral del próximo 11 de marzo.

@IrreverentesCol

Publicado: marzo 5 de 2018