Ante la amenaza evidente de una ideología acostumbrada a arrasar con las libertades, cuyos máximos exponentes en nuestro país están aupados en las acciones de sus aliados en las cortes, es oportuno advertir que, considerando sus errores, debemos dar respuesta a breves preguntas que nos permitirán impulsar un cambio en la percepción de muchos ciudadanos, afectando de manera positiva su comportamiento como consumidores-electores. Definitivamente, no somos el hombre invisible.

  1. ¿Por qué seguir apoyando medios de comunicación que impulsan el marxismo o el socialismo en sus expresiones más sofisticadas? ¿Vale la pena pautar en espacios informativos que exaltan ideologías y candidatos que no tendrían inconveniente en acabar con el orden institucional, y hacer todo lo posible para liquidar el futuro económico y familiar de millones de colombianos en el 2022? ¿Primero constituyente y después… ¡Exprópiese!? Nada de eso: al comunismo maquillado, lo derrotamos con Libertad.
  • Si quienes defendemos valores como el respeto a la vida; el derecho que tienen los padres de formar a sus hijos, por encima de la abusiva intromisión del Estado en la familia; la opción de los cuidados paliativos sobre la eutanasia, en casos de enfermedades terminales, o el acompañamiento a la mujer embarazada en crisis como camino a seguir, en lugar del aborto, no existimos… ¿Por qué continuar comprando ideas o productos de quienes nos borran de la sociedad con su tácita soberbia y desprecio?
  • Si el bullying global contra la decencia y la cordura es asunto que marcha a gran escala, ¿vamos a continuar aceptando la dictadura de la desfachatez y el sin sentido, olvidando que son nuestros impuestos los que la sostienen?
  • ¿Todavía los señores “enmingados” insisten en que Colombia es un país esencialmente indígena, desconociendo el mestizaje global que hace que compartamos nuestros genes mucho más con culturas de otros continentes que con los descendientes de las tribus originales, hoy vestidos con jeans y tenis de marca y conectados a celulares y computadores portátiles?
  • ¿Por qué ese silencio, dijéramos cómplice, de ciertos magistrados ante el continuo ataque de comunistas armados contra inermes integrantes de la fuerza pública, quienes una vez terminan su jornada de trabajo en las calles de nuestras ciudades, lo único que desean es encontrarse con sus seres queridos en sus hogares? ¿Los hijos de los policías y militares no tienen derecho a disfrutar de sus padres?

Si somos hombres invisibles para cientos de medios de comunicación y magnates, que nuestro dinero vaya a parar a los bolsillos de aquellos que sí nos escuchan. Acabemos con ese bullying, ignorando a sus auspiciadores. Llegó la hora de ser visibles para ellos. Por la Libertad, unidos en el 2022.

Derechazo: ¿Dónde están los alcaldes de Bogotá, Medellín y Cali? ¿Son momias o se hicieron elegir para hundir en el fango a sus ciudades? ¿Quién revisa la manera como estos funcionarios de renombre se gastan el dinero de los ciudadanos que pagan cumplidamente con sus obligaciones tributarias?

@tamayocollins

Publicado: agosto 4 de 2021