El odontólogo Fabio Aristizábal, quien ahora se desempeña como superintendente de Salud, es ante todo un hombre de negocios al que le ha sonreído la suerte. Empezó su carrera pública como secretario de salud del municipio de Itagüí y, según lo rumores de los pasillos de la política, ha maniobrado para que se le nombre como ministro de Salud. 

Toda su vida se ha dedicado a hacer grandes negocios a través de la prestación de servicios en el sector salud. A través de la empresa denominada “Inversiones Pepe Grillo S.A.S” -empresa de la que Fabio Aristizábal Ángel figuró como representante legal y que en 2017 cambió de denominación bautizándola como “Inversiones Zamtri S.A.S”-, tiene participación societaria con tres empresas vinculadas al sector salud: Grimm, Inbios S.A.S y Rigs S.A.S.

Grimm es una empresa corredora de seguros y desde allí, el superintendente Aristizábal resolvió montar otros negocios para contratar con el Estado, empresas aseguradoras, hospitales y empresas prestadoras de salud. 

La primera empresa fundada por Aristizábal es Rigs S.A.S (riesgos y gestión en salud). Esta firma presta servicios de seguridad y salud en el trabajo, servicios de seguimiento e interventoría y supervisión de régimen subsidiado. 

Rigs S.A.S se concentra en prestar consultoría para que las empresas vinculadas al sector salud -esas mismas que Aristizábal hoy vigila en su condición de Superintendente- cumplan con todos los requisitos fijados por las normas nacionales.

Rigs S.A.S -cuyo representante es el señor Gustavo Zambrano-, ha celebrado, por ejemplo, contratos con el municipio de Montería cuyo objeto ha sido el de hacer interventoría a las EPS del régimen subsidiado. La representante legal suplente es doña María Luz Mercedes Noreña, exesposa del superintendente Aristizábal. 

La otra empresa del señor Superintendente de Aristizábal es Inbios S.A.S (Internartional Biomedical Solutions).  Esa compañía, cuyo gerente es David Alberto Calderón, provee implantes para traumas, como platinas y prótesis. 

Tanto Zambrano como Calderón, tienen una larga historia de amistad y sociedad con el doctor Fabio Aristizábal. Pero a la hora de hacer los negocios, se han cuidado de mantener al margen al Superintendente, sobre todo ahora que tienen en sus manos una verdadera mina de oro. Tanto en Inbios como en Rigs, figura la empresa “Inversiones Pepe Grillo S.A.S”-hoy “Zamtri S.A.S”- como accionista, compañía en la que el Superintendente Aristizábal tiene una participación. 

Otro detalle tiene que ver con la sede en la que funcionan las 3 empresas vinculadas con Aristizábal. Se trata de una casa ubicada en el barrio Castropol en Medellín, cuya propietaria es la exesposa del Superintendente, la señora María Luz Mercedes Noreña Pérez.

Resulta preocupante que el funcionario encargado de ejercer control y vigilancia en el sector salud sea, soterradamente, socio de por lo menos dos empresas que contratan servicios con las EPS. De acuerdo con una fuente que, por obvias razones ha pedido reserva de su nombre, el Superintendente tiene la capacidad de ejercer presión para que las EPS y las IPS les desembolsen rápidamente a los prestadores de servicio de salud con el fin de que paguen cumplidamente a las empresas de las que Aristizábal es socio. ¡Un negocio redondo!

Un alto funcionario de la Casa de Nariño, le confirmó a LOS IRREVERENTES que en el gobierno nacional no se tenía conocimiento de que el Superintendente Aristizábal fuera socio de esas empresas vinculadas con el sector al que él vigila. El asunto es delicado, pues ese tipo de maniobras riñen agresivamente con la política de cero tolerancia con la corrupción que ha trazado el gobierno del presidente Iván Duque.

@IrreverentesCol

Publicado: enero 13 de 2020