El escándalo de corrupción de ‘Centros Poblados’ que se ha venido conociendo gracias a la denuncia y a las acciones emprendidas por la exministra Karen Abudinen se parece cada vez más a una película de terror de la que hacen parte los principales cerebros del desfalco a la ciudad de Bogotá en el tristemente célebre ‘carrusel de la contratación’.

Además de Emilio Tapia, a quien la justicia considera que fue el “hombre de atrás” en el entramado, está el excontralor de la capital colombiana Miguel Ángel Moralesrusi.

Las pruebas hasta ahora conocidas son estremecedoras y como bien concluyó el juez de garantías que impuso medida de aseguramiento contra Tapia y dos cómplices suyos, esa empresa se concentró en inducir a error al ministerio de las tecnologías de información.

En el consorcio hay muchas empresas, pero una de ellas -quizás la más importante- ha pasado de agache. Se trata de ‘ICM Ingenieros’. En dicha compañía figuras dos personas bastante cuestionables. La primera de ellas, la señora Karin Pupo Benitorevollo, colaboradora de la senadora Daira Galvis y el excoronel de la policía Herles Ariza Becerra.

En el marco de la juiciosa investigación que adelanta la fiscalía, debería ponerse especial cuidado al caso de Ariza cuyo nombre, en principio no dice nada. Pero al revisar la trayectoria de ese individuo se hallan elementos que, por lo menos, llaman la atención.

Ariza figura como el “country manager” para Colombia de una firma denominada ‘SMG Consulting”. Dicha compañía, de acuerdo con los records públicos del estado de Florida fue creada el 28 de agosto del año pasado y es dirigida por el señor Stephen M. George. Según su página WEB, ‘SMG’ presta asesoría para que inversionistas extranjeros puedan hacer inversiones y negocios en distintos países latinoamericanos.

La división de Colombia es manejada por el señor Ariza quien es presentado como un “coronel retirado de la policía colombiana con una carrera de casi 30 años… Herles es reconocido en Colombia como un experto en lavado de indero y crimen organizado”. Así mismo, en la presentación se resalta que “como resultado de sus excelentes resultados como policía fue seleccionado para encabezar el equipo de seguridad del expresidente César Gaviria Trujillo”.

Lo llamativo es que en el caso de ‘Centros Poblados’ aparezca un nuevo nombre relacionado con los Gaviria -César y su hijo Simón-.

Desde que la ministra Abudinen puso en conocimiento de las autoridades las irregularidades de ‘Centros Poblados’ se ha mencionado insistentemente a Iván Mantilla quien salió a comienzos de este año por la puerta de atrás del ministerio de TICS. Mantilla fue nombrado viceministro durante la administración de Silvia Constain y, de acuerdo con distintas fuentes, sus dos padrinos políticos son Simón Gaviria y el senador ultragavirista Mauricio Gómez Amín. De hecho, las autoridades indagan sobre la fuerte versión en relación con el pago de una coima de $6 mil millones de pesos por parte de ‘Centros Poblados. Esa incógnita terminará resolviéndose cuando los involucrados en ese caso empiecen a colaborar efectivamente con la administración de justicia.

Lo cierto es que, además de los cerebros del saqueo a Bogotá, en este escandaloso episodio aparecen los Gaviria y el partido liberal por distintos frentes, hechos que, por supuesto, no pueden pasar desapercibidos.

@IrreverentesCol

Publicado: septiembre 29 de 2021