No se trata de intentar sacarle provecho a una salida en falso del gaseoso candidato de la izquierda, Sergio Fajardo, quien ante una pregunta cuya respuesta él desconocía, resolvió alegar que para absolver ese tipo de interrogantes existe el motor de búsqueda, Google.

Aquella respuesta refleja el talante escurridizo del aspirante a la presidencia y desnuda su estilo.

Fajardo es un ejemplo perfecto del demagogo contemporáneo. Aprovecha el evidente descontento social frente a la denominada “política tradicional”, presentándose a sí mismo como el “antipolítico”, pasando por encima una realidad incontrastable: Fajardo lleva décadas enteras en la actividad política. Desde los años 70 –cuando su familia le vendía lujosos y costosos inmuebles en Medellín a Pablo Escobar-,está involucrado en acciones proselitistas, precisamente en la agitación de las ideas de la izquierda.

Ese aspirante, muy dado a hacerle el quite a las situaciones complejas y a fijar una posición respecto de los asuntos que requieren definiciones claras, ahora empieza a escudarse tras los motores de búsqueda cuando no conoce la respuesta a un interrogante. Lo que produce indignación es que él, que es el candidato del partido Verde –cuya bandera principal es el medio ambiente- no supiera en qué país queda el páramo más grande del mundo, pregunta que se le formuló, precisamente, en un foro sobre la defensa y protección del ecosistema.

Fajardo es una verdadera incógnita. El país no conoce ni conocerá realmente cuáles son sus ideas y sus propuestas. Todas sus intervenciones son ambiguas y enfocadas a encender los ánimos de su auditorio, exaltando su “supuesta” condición de Político-antipolítico.

Fajardo en Google

Apelando a Google, herramienta con la que Fajardo pretende gobernar a Colombia, se pueden encontrar bien documentadas todas sus fallas y errores al frente de la gobernación de Antioquia y la alcaldía de Medellín.

La Fábrica de Licores de Antioquia observó una disminución de sus ventas en un 25% durante los 4 años de la gobernación de Fajardo. Así mismo, el IDEA –Instituto para el Desarrollo de Antioquia-, una de las entidades más queridas y respetadas por los antioqueños, arrojó pérdidas por más de $27mil millones de pesos.

Son muchas las decisiones que Fajardo adoptó y que al cabo del tiempo han sido revocadas por el cúmulo de equívocos cometidos por él. Uno de los “monumentos” al desgreño y la mala administración fueron unas pirámides que mandó a construir en Medellín, las cuales serán demolidas en los próximos días por ser, literalmente, un atentado al esteticismo.

Otro de los grandes reclamos que los antioqueños le hacen a Fajardo es el de la construcción de la biblioteca España, ubicada en la comuna 1 de Medellín. La obra, en la que se invirtieron miles de millones de pesos, quedó mal planificada. Los efectos fueron letales. La biblioteca tuvo que ser cerrada, luego de que su fachada se desmoronara. Hoy, esa obra es un monumento a la destrucción. Muchos se preguntan por qué él no ha respondido por dicho descalabro.

Pareciera que el candidato de la izquierda, no buscó en Google sobre los requisitos técnicos de un avión que compró cuando fue gobernador y por el que pagó cerca de $9 mil millones de pesos. La aeronave estuvo paralizada durante un año, por orden de las autoridades que determinaron que ésta no cumplía las normas que se requieren para los aparatos destinados a servir en los programas aéreos de salud.

Es evidente que los candidatos a la presidencia no tienen la obligación de conocer las respuestas a todas las preguntas que puedan hacérseles durante la campaña. Pero lo que sí se espera es que por lo menos se preparen para los debates y foros en los que participan. Fajardo, que no se preocupa por plantear asuntos concretos, llegó a un evento sobre el medio ambiente y cuando se le hizo una pregunta respecto de los páramos de Colombia, él trató de mimetizar su ignorancia, alegando que recurriría a Google para encontrar la respuesta.

Olvida Fajardo que Colombia elegirá a un gobernante y no a un simple digitador.

@IrreverentesCol

Publicado: enero 29 de 2018