Análisis de Camilo Rubiano Becerra

El país está atravesando uno de sus peores momentos en materia económica e institucional; los casos de corrupción que le cuestan al país cerca de 60 billones de pesos y un lánguido crecimiento económico que la Andi pronostica en 1.6%, son el resultado de un gobierno que como bien lo dijo el exembajador de EEUU, redujo la agenda nacional a un solo tema, la paz.

Santos olvidó que el país va más allá de los acuerdos con las Farc, la irresponsabilidad e improvisación se refleja en los 63 ministros que han pasado por las diferentes carteras del gobierno nacional.

Por ejemplo, el sector minero energético, uno de los motores de la economía, ha visto pasar siete ministros de minas. Este hecho, ha generado una inestabilidad institucional que termina planteando un escenario poco atractivo para los inversionistas, que se refleja en la caída de la Inversión Extranjera Directa, que según la CEPAL es la más alta de la región.

Así mismo, esa gran autopista como denominó el presidente Santos al sector agropecuario ha sufrido del mismo mal. Por la cartera de agricultura, han pasado cuatro ministros, donde incluso uno de ellos duró menos de un año. Es esta la razón, por la cual el sector no ha podido tener una política de largo plazo, que le permita estar a la vanguardia con las exigencias del mercado internacional. En el último año, el agro creció tan solo un 0.5%, algo que parece no importarle al gobierno, ya que para el próximo año le redujo al sector un 34.6% su presupuesto.

La justicia, tampoco ha tenido un timonel que le dé un orden. Por su cartera han pasado cinco ministros, personas que no fueron capaces de sacar adelante una reforma a la justicia, que le ponga coto a la vagabundería que se está presentando en las altas cortes, con los magistrados corruptos.

En Defensa, la situación no es distinta; hemos tenido tres ministros. En materia de seguridad, la situación es preocupante, los índices de homicidios han aumentado. De acuerdo con la Fiscalía, en departamentos como Norte de Santander, Córdoba y Antioquia aumentaron 45%, 34% y 25% respectivamente entre el año 2015 y 2016.

Adicionalmente, la política de erradicación de cultivos ilícitos ha sido supremamente mala, hecho que generó la alerta del Presidente Trump y amenazó con una  posible desertificación del país. La suspensión de la aspersión aérea, que fue exigida por las Farc en La Habana, permitió que los cultivos de coca hoy estén cercanos a las 200 mil hectáreas.

Estos cambios, que se han dado en las diferentes carteras, son actos de irresponsabilidad e improvisación por parte del presidente Santos. Se podría decir, que dura más una chispita Mariposa prendida, que un ministro en este gobierno, razón por la cual, ninguna de las famosas locomotoras arrancaron.

Lo que sí es claro, es que el haber tenido  63 ministros en sus dos administraciones, lo convierte en un gobierno histórico por su irresponsabilidad.

@camilorubianobe

Publicado: septiembre 18 de 2017