Si algo me caracteriza en la vida es asumir cada decisión con la convicción de que es la mejor alternativa. Cuando decidí iniciar mi candidatura al Concejo de Bogotá, lo hice sobre la base de que quiero y tengo la capacidad de servirle a mi ciudad y de que este es el mejor momento de dejar la indiferencia para trabajar por la transformación de la ciudad que me vio nacer. Sin embargo, las grandes ideas se trabajan en equipo para que no se queden en utopías o en sueños inalcanzables.

En esta misma línea, considero que el próximo Alcalde de Bogotá, debe ser una persona que reúna las cualidades de un buen ser humano, preparado para gobernar a la ciudad por sus conocimientos, porque haya vivido intensamente la ciudad desde la perspectiva de sus problemáticas, se haya probado en lo público y no tenga ningún tipo de cuestionamiento. Debe ser una persona que construya sobre lo construido para que Bogotá acabe con cuatro de años de torpedear lo que ha hecho el anterior y sepulten, de esa forma, las visiones de largo plazo de los proyectos.

El próximo Alcalde de Bogotá debe entender la importancia que tiene la seguridad en la agenda y tener una visión integral en ese sentido. Trabajar de manera articulada con el Gobierno Nacional y la Policía Nacional para desarticular las bandas criminales que aterrorizan a la ciudadanía, pero también promover acciones preventivas para mantener el orden. La juventud del próximo Alcalde debe permitirle entender la tecnología para aprovecharla a favor de las soluciones entorno a la seguridad de la ciudad.

También debe priorizar acciones a favor de la movilidad de la ciudad, una problemática que aqueja a los ciudadanos y afecta su calidad de vida de manera determinante. Por eso, el próximo Alcalde de Bogotá debe conocer de primera mano los proyectos que están en curso y los que deben comenzarse con urgencia para los próximos cuatro años. Solo haciendo intervenciones eficientes en la ciudad, ampliando las vías, pero además garantizando alternativas de transporte para la gente, es que se podrán reducir los tiempos de desplazamiento.

En este sentido, es imposible  dejar a un lado el emprendimiento y la mayor dinámica económica para la ciudad. Bogotá reclama un Alcalde que goce de la confianza de los empresarios, los inversionistas y los gremios para que trabajen con toda la celeridad en la generación de grandes proyectos que permitan generar nuevos puestos de trabajo, apoyar las nuevas ideas de negocio, las ideas de emprendimiento de nuestros jóvenes y aprovechar todo el ecosistema de innovación que desde el Gobierno Nacional se está impulsando.

Así las cosas, tengo la convicción de que Miguel Uribe Turbay es la persona indicada para llevar los destinos de nuestra ciudad los próximos cuatro años. Este es un momento determinante para la ciudad y no podemos equivocarnos en la decisión que tomemos como ciudadanos. Continuar con la construcción de los grandes proyectos que Bogotá merece pasa por tener un Alcalde con todas las cualidades mencionadas anteriormente y Miguel supera todas estas expectativas.

No solo voy a votar por él, sino que también lo acompañaré con todo mi equipo en su camino hacia la Alcaldía de Bogotá porque comparto plenamente su extraordinaria visión de la ciudad. Este es el momento de demostrar que el poder recae en los ciudadanos y que tenemos todo para transformar a Bogotá en una ciudad inteligente.

@SimonOsorioJ

Publicado: agosto 22 de 2019