El Centro Democrático debe emprender acciones judiciales contra Juan Carlos Vélez, quien tiene el objetivo de acabar con el uribismo.

Al conocerse nuevos detalles de la malhadada entrevista que el señor Juan Carlos Vélez le concedió a una periodista del diario La República, queda confirmado lo que desde hace meses se viene diciendo de ese individuo que en mala hora fungió como miembro y candidato del Centro Democrático, en el sentido de que su caso es el de un mentiroso patológico.

No es cierto que el expresidente Álvaro Uribe haya intervenido en asuntos de financiación de la campaña por el NO. Quienes conocen al doctor Uribe, dan fe que él a lo largo de su carrera política, siempre, absolutamente siempre ha delegado los asuntos financieros de sus campañas en personas de las más altas calidades morales y profesionales. Valga recordar que el doctor Fabio Echeverry Correa fue quien ejerció como gerente de las dos campañas presidenciales de Uribe.

Asegura Vélez en la dicha entrevista que en la campaña del NO se contó con el apoyo de unos asesores internacionales, supuestamente amigos de Nubia Stella Martínez, la mujer que hoy funge como directora de asuntos administrativos del Centro Democrático. Este portal pudo confirmar que aquello no es cierto, que Juan Carlos Vélez Uribe miente. La campaña del NO, no tuvo asesores extranjeros.

A esa, como a todas las campañas políticas, se acercaron distintas personas a brindar ideas y sugerencias, tal vez a la espera de que sus iniciativas despierten interés y terminen desembocando en una eventual contratación.

Registrando los últimos movimientos de Vélez, queda en evidencia la sed de vindicta que mueve a ese individuo que se resiste a admitir que se equivocó de manera grave y que mintió de forma descarada, razones por las que hoy por hoy es la persona que más desprecio despierta en la militancia uribista que se empleó a fondo, sin sueldos ni descansos para procurar la victoria del NO el 2 de octubre pasado.

Juan Carlos Vélez debe aceptar las consecuencias de su actuación irresponsable y entender que en los terrenos uribistas no es ni será bienvenido. Cada nueva aparición suya, crispará aun más los ánimos y él se hundirá más.

El partido Centro Democrático está en la obligación de enviarles un claro mensaje a sus militantes. No puede quedar la menor duda de la transparencia, la verticalidad y la honradez intelectual con que se hizo la campaña plebiscitaria del año pasado y por eso no debe dejar pasar este mal momento sin emprender las acciones legales correspondientes en contra de Vélez Uribe. Si él, durante la campaña les mintió a los ciudadanos, pues que responda políticamente por su irresponsabilidad; si contrató los servicios de unos asesores internacionales sin autorización y sin consultar con las directivas del partido, entonces el CD es víctima y tiene que denunciar penalmente a ese sujeto.

Este no es momento ni de ambigüedades ni de consideraciones de ninguna especie. Que nadie se llame a engaños. Todo lo que está haciendo en este momento Juan Carlos Vélez tiene un propósito muy claro: acabar con el capital moral del uribismo.

@IrreverentesCol

Publicado: junio 3 de 2017