Los ancianos líderes de las Farc resultaron con curules en el Congreso y las nuevas generaciones de delincuentes secuestrando y matando como el tal “Guacho”.

Desde hace mucho tiempo se advirtió que las Farc no habían devuelto sus enormes fortunas, las rutas del narcotráfico y los menores de edad que habían reclutado. Hoy vemos que esos asesinos nunca han tenido el más mínimo interés por reintegrarse a la sociedad que durante tantos años han afectado de manera grave. El episodio de Jesús Santrich es algo nefasto en la medida que se hace evidente la conexión entre las supuestas disidencias y el secretariado.

Las personas que votamos “NO” en el plebiscito teníamos razón, y por esa razón el 27 de mayo tenemos que castigar en las urnas a todos aquellos políticos que patrocinaron el espurio acuerdo con los terroristas de las Farc. Lo sucedido, por ejemplo, con el carnicero Santrich o el tal “Guacho” demuestra el fracaso del acuerdo que firmaron las Farc y el desprestigiado Gobierno de Juan Manuel Santos.

El único candidato que ha mostrado inconformismos respecto a la claudicación del Estado colombianos con las Farc ha sido Iván Duque Márquez. Los demás candidatos – incluyendo Germán Vargas Lleras- se han mostrado cándidos con las diversas prebendas que se les ha otorgado al grupo narcotraficante.

Las elecciones presidenciales que se aproximan son unas de las más trascendentales de nuestra historia y por esa razón resulta de menester importancia estar unidos en torno a la causa común que significa recuperar la presidencia de Colombia.  Cualquier resultado adverso se podría considerar como un fracaso.

Entretanto: En estás elecciones resulta fundamental apelar a las emociones.  Se tiene que mostrar a la gente la importancia de la contienda electoral y todo lo que nos jugamos en la misma.

@josecuellob

Publicado: abril 19 de 2018