En la demoledora investigación hecha por la revista Semana que da cuenta de la manera como el presidente Santos se burló de Colombia facilitando la fuga de forma clandestina del jefe terrorista del ELN, alias Gabino, vuelve a aparecer el nombre del senador de las Farc, Iván Cepeda fungiendo como facilitador del terrorismo.

En efecto, de acuerdo con la revelación de Semana, entre los documentos que están en poder de la justicia colombiana, se encuentra una carta del embajador de Cuba, José Luis Ponce Caraballo en la que le asevera al comisionado de paz del gobierno de Santos, Rodrigo Rivera que Iván Cepeda estaba enterado de la presencia irregular de Gabino en Cuba. “Como usted conoce, no es costumbre del Gobierno de Cuba acceder a la presencia en mi país de personas relacionadas con este movimiento guerrillero [ELN] sin contar previamente con un salvoconducto que exprese la anuencia del Gobierno de Colombia. Este ha sido un caso excepcional que, entendemos, fue comunicado al Presidente Juan Manuel Santos por el Senador Iván Cepeda, a solicitud del propio Gabino”.

¿Qué hace un parlamentario haciéndole mandados a un jefe terrorista que no goza de un reconocimiento formal por parte del gobierno?

Cepeda dirá que su gestión fue humanitaria. Es costumbre suya interceder por los criminales, alegando asuntos relacionados con los Derechos Humanos.

Pero lo cierto es que Gabino no fue reconocido como “miembro representante” del ELN, que es la figura legal contemplada en la ley 418 -que es el marco que regula los acercamientos y diálogos entre el gobierno y los grupos armados ilegales-, razón por la que, en pocas palabras Santos y su comisionado de paz se valieron de su poder para permitir la fuga de Colombia de uno de los más peligrosos terroristas de la historia.

Y esa operación, según consta en los documentos revelados por Semana pudo perfeccionarse gracias a la intermediación y participación del senador Cepeda Castro, conocido de autos bajo el alias de ‘Don Iván’.

No más silencio ni complacencia por parte de la justicia. Que la corte suprema, juez natural de Cepeda, diga de manera clara si es que ese individuo tiene licencia para delinquir, para saber de una vez y para siempre a qué se debe atener el país.

Primero, la compra descarada de testigos, la falsificación de testimonios, la entrega de cientos de millones de pesos, la adquisición de un costoso predio rural en la zona cafetera. Después surgió la fuga del narcotraficante de las Farc, alias Jesús Sántrich que salió de prisión como consecuencia de las presiones vulgares de Cepeda -quien fue muy emocionado a buscarlo a la cárcel el día de la liberación-.

Y ahora este nuevo caso que hiere a la República. Para nadie es un secreto que Cepeda está del lado de los delincuentes, no importa a la banda guerrillera que aquellos pertenezcan.

@IrreverentesCol

Publicado: febrero 22 de 2021