La estrategia de comunicaciones en un Gobierno es tan importante como las políticas que este diseñe y ejecute. Es el factor que termina siendo decisivo para lograr el respaldo de la opinión pública a la gestión de los Ministros y el Presidente, lo cual se traduce en legitimidad política que brinda mayores márgenes de acción.

Desconocer esta realidad cuesta más de un dolor de cabeza. ¿De qué sirven las obras, los colegios, las concesiones viales, las inversiones agropecuarias o los indicadores económicos si la gente de a pie no los conoce?

De absolutamente nada. Como se dice popularmente: no solamente hay que poner los huevos, sino que también se necesita cacarear…

Esta coloquial frase resume a la perfección lo que está sucediendo en Presidencia. El buen programa de Gobierno del Presidente, que a 6 meses de aprobado el Plan Nacional de Desarrollo ya presenta resultados prometedores para el crecimiento del País, no está teniendo la acogida que debería.

Ha habido problemas para comunicar el mensaje, muchas personas no sienten que haya habido un cambio y las positivas acciones que se han tomado para reactivar la economía del País están siendo relegadas por los ataques que semanalmente se orquestan contra la Casa de Nariño.

Por eso, la decisión que acaba de tomar el Presidente de designar a Hassan Nassar como nuevo jefe de comunicaciones de Palacio no pudo ser más acertada. Este nombramiento permite oxigenar de manera determinante una dependencia que termina siendo igual de relevante que los Ministerios y que deberá vivir un remezón que le permita a Duque reencontrarse  con el electorado que se está sintiendo alejado de él.

Hassan, cabe señalar, es una persona con las mejores cualidades profesionales y personales. No negocia sus convicciones por las tentaciones de la coyuntura y en el marco del necesario respeto siempre abre la puerta al firme debate de argumentos que tanto requiere nuestra democracia.

Además, la amplia experiencia que tiene como director de múltiples de programas informativos y de opinión en varios medios de comunicación le permitirá imprimirle un nuevo estilo al Gobierno donde el liderazgo presidencial sea más directo, cercano al pueblo y con una vehemencia incuestionable para afrontar los retos que tiene el País.

El éxito de Hassan es el éxito del Gobierno. La tarea no es sencilla. Las decisiones que tome serán determinantes para que el Presidente se recupere en las encuestas que tanto lo han golpeado en estos últimos meses.

Sin embargo, no me queda duda que con su talante logrará afrontar esa responsabilidad de la mejor manera y establecerá una relación óptima con los medios de comunicación sin tener que arrodillarse a cambio de contratos o pauta publicitaria.

@Tatacabello

Publicado: diciembre 13 de 2019