Análisis de Camilo Rubiano Becerra

 

La semana qué pasó, en medio de la represión dictatorial en Venezuela a la oposición, Maduro lanzó una perla, en la que dijo que “voy a contar todos los secretos del acuerdo entre las Farc y el Estado fallido de Colombia”. Frente a eso, durante un foro en la universidad Javeriana, el desespero del Presidente Santos, lo llevó a dar una respuesta bastante fantasiosa y mentirosa: “Colombia no es un Estado fallido, pero estuvo ad portas de serlo en el año 2010”.

Ante eso, es preciso recordarle al Presidente Santos varias cosas:

Primero. Santos fue ministro y gran admirador de la administración que gobernó durante esos años en los que según él, casi convierte al país en un Estado fallido.

Segundo. Cabe recordarle al Presidente que la plataforma electoral de su campaña en el año 2010 fue la imagen del líder de la administración, que según él estaba llevando al país a un punto de no retorno, para convertirlo en un Estado fallido.

Tercero. Como el Presidente se jacta de ser un gran estadista es preciso señalar que durante el gobierno que casi convierte a Colombia en un estado fallido, la economía tuvo el mayor crecimiento: 7.52%, cifra que no se veía en 30 años. Mientras tanto, durante el gobierno Santos, la cifra de crecimiento del año pasado escasamente llego al 2%.

Cuarto. Durante la administración del supuesto Estado fallido, la Inversión Extranjera Directa  se cuadruplicó, pasando de $2.134 millones de dólares en el año 2002, a cerca de $10.000 millones en el año 2010. Caso contrario, ocurre en el gobierno de la “prosperidad para todos”, donde según los últimos datos del boletín económico del Banco de la Republica, que no se incluyeron en el pasado artículo, el año 2016 cerró con una Inversión Extranjera Directa cercana a los $3.000 millones de dólares, cifra parecida con la que comenzó la administración del Estado fallido.

Quinto. En términos de desempleo, la administración del supuesto Estado fallido encontró en el 2002 una cifra cercana al 15% y logró bajarla al 10%. Mientras, que durante la administración de la “Equidad”, en las capitales del país el desempleo se ubicó en un 11% según el más reciente informe del Dane.

Sexto. Durante la administración que casi convierte a Colombia en un Estado fallido, las exportaciones pasaron de $12.000 millones de dólares en el año 2002 a cerca de $33.000 millones en él año 2009. Mientras tanto, en el gobierno de la economía más “estable”, según  datos de Fedesarrollo, las exportaciones pasaron de $60.000 millones de dólares en el año 2012 a $30.000 millones en el año 2016.

Séptimo. La deuda externa durante el gobierno del supuesto Estado fallido, nunca superó los $50.000 millones de dólares. Mientras tanto, en el gobierno de la “Austeridad Inteligente”, según el informe del Banco de la República, la cifra pasó de $55.000 millones de dólares a $121.000 millones, que al consolidar deuda pública en moneda nacional, pesaría cerca del 54% del PIB.

Octavo y último: durante el gobierno de la “guerra”, los homicidios pasaron de 28.400 en el año 2002 a 15.013 en el 2010 un total de 13.387 homicidios menos. Mientras tanto, por los lados del gobierno de “la paz”, las cifras de homicidios pasaron de 15.013 a 11.600 en el 2016, según datos de la Policía Nacional, para un total de 3.413 menos homicidios. Adicionalmente en el marco de los acuerdos de La Habana, el principal causante de los homicidios en Colombia, creció en sus cultivos un 42% entre los años 2014 y 2015, mientras que para el año 2016 se cree que los cultivos de coca pudieron cerrar cerca a las 200.000 hectáreas.

Por todo lo anterior, es importante recordarle al Presidente Santos el Estado “fallido” que lo hizo elegir.

@camilorubianobe

Publicado: abril 24 de 2017